Vie. Oct 18th, 2019

Técnicas para mantener tu cerebro bien entrenado

Foto: Formación y estudios

No solo el  envejecimiento puede afectar el buen funcionamiento de la mente. Existen otros factores igualmente perjudiciales para los procesos de pensamiento como son la ansiedad, la depresión o distintos grados de estrés, capaces de afectar el buen funcionamiento de este valioso órgano, volviéndolo más lento o disminuyendo la inteligencia y rendimiento; muchas veces esto debe ser resuelto con ayuda especializada. Por todo ello, van estos consejos para la salud de tú mente.

El cerebro al igual que el cuerpo, necesita ejercitarse constantemente para mantenerse en forma y disfrutar de una buena salud. Y debes aprender y seguir algunas orientaciones para mantenerlo joven y a pleno rendimiento. Te conviene.

Las comidas saludables

En primer lugar se encuentra el cuidado de tu alimentación. Las células cerebrales también necesitan recibir los mejores nutrientes para responder a plena capacidad y por eso en tu plato deben predominar las frutas y los vegetales, las carnes blancas y los lácteos descremados.

Debes eliminar los alimentos ricos en grasas, azúcares o refinados, carnes rojas o procesadas, o con muchas calorías, pues estos últimos favorecen la obesidad, el estrés y el daño oxidativo celular, afectando las funciones cognitivas y facilitando ciertas enfermedades neurológicas, entre ellas la aterosclerosis.

Y por supuesto, nada de adicciones tóxicas como el tabaco o el alcohol, pues intoxican también al cerebro y entorpecen marcadamente su funcionamiento.

Las mejores técnicas para un buen entrenamiento cerebral

La facilidad para hablar disminuye a medida que envejeces; es común para muchas personas con determinados años encima librar una batalla cuando trata de encontrar las palabras adecuadas. Una manera de neutralizar esta situación es practicar frente a un espejo en voz alta tal como lo harías delante de otros.

Es ideal asegurarse de que el cuerpo aprenda nuevas maneras de hacer las mismas tareas cotidianas. Una forma práctica de lograr amplificar la actividad neuronal es caminar de manera diferente, por ejemplo, cambiando el recorrido de tu casa al centro de trabajo utilizando nuevas calles. De esta manera, tu cerebro se verá obligado a salir del modo “automático”.

Siempre aprendiendo y recordando lo bueno

Aprender cosas nuevas y complejas siempre es enriquecedor, sobre todo si requieren cierto esfuerzo mental. Tómate tu tiempo para memorizar las letras de las canciones o los poemas de tu preferencia. A medida que avances, pues complejiza las memorizaciones y aplícalo como rutina en tu trabajo habitual.

Otra manera de mantener tu cerebro bajo entrenamiento es desarrollando tu memoria a corto y largo plazo. Por ejemplo, intenta concentrarte en una semana o un mes determinado, o simplemente en el día de ayer, y recuérdalo lo más detalladamente posible, por supuesto, nada de cosas malas o desagradables; si quieres te apoyas en los datos de tu agenda y conversa con tus familiares sobre lo sucedido en ese período de tiempo.

Sencillos ejercicios para una mayor agilidad cerebral

Tu cerebro mejora su agilidad cuando necesita utilizar dos o más sentidos al mismo tiempo. Por eso es conveniente realizar diferentes actividades de manera simultánea, como caminar y mantener una conversación, o trabajar en tu computadora mientras escuchas música.

También se recomiendan juegos y aplicaciones específicas de Internet, pero ¡ojo!, cuidado de no volverte un adicto más a los mismos pues te robaría mucho tiempo de tus cosas más productivas.

Mejora tu capacidad de concentrarte

Practica con esmero la concentración de tu mente por lo menos un minuto al día, eliminando cuatro de tus sentidos y concentrándote en uno solo. Oye hasta los más mínimos detalles de lo que sucede a tu alrededor o si escuchas música concéntrate en un solo instrumento musical.

O revisa cómo se siente tu cuerpo comenzando por la cabeza y bajando poco a poco hasta los pies. O toma en tus manos un objeto cualquiera  con los ojos cerrados y concéntrate solamente en el tacto.

De esta forma aprenderás y te entrenarás en controlar a voluntad a dónde se dirige tu mente, y así colaborar de manera importante a un mejor funcionamiento de tu cerebro.

Con quienes te caen bien

Practica con una persona que te guste o que sea de tu agrado y entra en contacto con ella. Eso estimula tu mente positivamente.
Un simple apretón de manos o tan solo compartir miradas con esa otra persona ayudan a tu cerebro a liberar oxitocina, una hormona responsable del bienestar y la felicidad.

* Master en Ciencias y Profesor Consultante
  Jefe del Servicio de Endocrinología
  Hospital Docente Dr. Salvador Allende
  La Habana – Cuba

 

moda/rm