Cine en Verano

Por: Ana Margarita Sánchez SolerAsanchez@enet.cu

El Festival de Cine de Verano apuesta por una cinematografía de alto valor tanto por sus temáticas como por la factura de las obras.

Durante los meses de julio y agosto la afluencia del público a los cines de la capital se torna más ostensible motivada por la programación especial que diseña el Instituto Cubano del Arte y la Industria Cinematográficos pensando en propiciar el esparcimiento a través de la cinematografía.

Una de las estrategias concebidas con tal propósito es el Festival de Cine de Verano que ya puso en la gran pantalla el filme cubano-español Yuli, mientras que para el mes de agosto se prevé el estreno de la cinta cubano-canadiense Un traductor, del 2018.

Esta producción de Creative Artisans Media dirigida por Rodrigo Barriuso y Sebastián Barriuso se remite a los años ochenta en Cuba, período de conmoción mundial ante los trágicos sucesos acaecidos en la ciudad ucraniana de Chernobyl producto de la debacle nuclear.

En esa década, muchos niños víctimas de la catástrofe llegaron a Cuba para recibir atención médica y es justamente ese marco contextual el que erige el argumento de El traductor, pues un profesor universitario de literatura rusa asume funciones como intérprete del idioma para los infantes.

La película sumamente conmovedora articula la relación entre el profesor Malin y los niños ucranianos en una historia que toca la sensibilidad del espectador en grado sumo dado el basamento real y la certera concepción de los caracteres por parte de los actores para sus respectivos personajes.

El rol principal lo asume el brasileño Rodrigo Santoro, quien fuera nominado por su desempeño a los Premios Fénix 2018 como Mejor Actor. En este certamen también recibió el filme una postulación en la categoría de Mejor Ópera Prima.

Además integran el reparto los cubanos Maricel Álvarez, Eslinda Núñez y Osvaldo Doimeadios para hacer grandes aportaciones a esta trama donde el tópico familia y la paradoja entre hogar y profesión cobran preponderancia.

El traductor integró la cartelera del 8vo Festival de Cine Latinoamericano en México, desarrollado en el conocido Teatro Hidalgo y compartió tandas con otras nueve películas como la uruguaya Mi mundial.

Ahora es momento de que el público en nuestra Isla aprecie una propuesta que registra hechos muy cercanos a las vivencias de toda la nación cubana y que el cine recrea desde resortes ficcionales y a la vez respetuosos de los hechos auténticos.

Desde el día siete y hasta el 25 de agosto el cine Yara estará exhibiendo la cinta, aunque ya se ofrecieron proyecciones en La Rampa desde el pasado tres de julio; y el Centro Cultural en Guayabera la pondrá frente al espectador a partir del siete de agosto.

El Festival de Cine de Verano seguirá apostando por una cinematografía de alto valor tanto por sus temáticas como por la factura de las obras con tal de propiciar el disfrute de los capitalinos durante el período estival.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *