Yuli en los cines habaneros

Ana Margarita Sánchez Soler – asanchez@enet.cu

Confluye el público frente a la gran pantalla para sumergirse en una trama donde la danza y los sueños del bailarín cubano Carlos Acosta se combinan armoniosamente.

 Por estos días un filme cautiva a La Habana, miles de adeptos al ballet, seguidores del afamado bailarín cubano Carlos Acosta y amantes del cine, confluyen frente a la gran pantalla para sumergirse en una trama donde la danza y los sueños se combinan armoniosamente.

Yuli es la coproducción entre España, Reino Unido y Alemania que en 2018 salía a la luz para mostrar las peripecias de Carlos Acosta, en su camino hacia la coronación como uno de los más virtuosos bailarines de todos los tiempos. Dicho recorrido abarca vivencias de Acosta en el espacio familiar, formativo y artístico.

Casi todos en Cuba saben quién es Carlos Acosta; y no son pocos los que además de su destreza aprecian la cercanía y la calidez que muestra por donde quiera que anda. Ahora el público puede comprobar, mediante este material fílmico, los orígenes de ese temperamento jovial en el cual su barrio y su padre fueron determinantes.

La directora española Icíar Bollaín quiso aprovechar al máximo la relación entre Carlos Acosta y su padre; y ciertamente es este vínculo una de las más atractivas líneas argumentales de la película, en la que es posible advertir altas dosis de autoreferencias y sucesos que el artista cubano ya había contado en entrevistas, así como también en su biografía personal titulada Sin mirar atrás.

Yuli fue elegido para culminar el Havana Film Festival de Nueva York en abril pasado, además de haber tenido su presentación en Cuba durante el 40 Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano. Ahora el público capitalino podrá disfrutar una temporada de proyecciones que se extenderá a todo el mes de julio en los cines Yara, Chaplin y La Rampa.

El elenco lo integran Santiago Alfonso, Laura de la Uz, Andrea Doimeadiós y Edilson Manuel Olivera; además de Carlos Acosta. El crítico Rolando Pérez Betancourt calificaba a la cinta como «Portadora de notables coreografías, a ratos esplendorosa, a ratos dejando ver solo trazados donde debió primar la profundidad en hechos y personajes, Yuli no desdeña tópicos del cine comercial en sus visibles empeños de gustar a muchos, lo cual resulta una rara avis en la ya estimable filmografía de Icíar Bollaín.”

Puede que algunos experimenten sorpresa al saber que Carlos Acosta con 46 años de edad ya tenga su cronología de vida registrada en el cine, pero en este caso los años serían un argumento banal frente a la obra. Todas las razones están en la carrera del famoso bailarín, colmada de premios, condecoraciones y toda clase de honores.

El English National Ballet, Ballet Nacional de Cuba, Houston Ballet y American Ballet Theatre, son algunas de las Compañías que lo han elegido como figura principal para sus temporadas. Por otra parte, Acosta ha recibido la Medalla de Oro del Prix de Lausanne (1990), Premio Vignale Danza en Italia (1990), Premio de Danza de la Fundación Princesa Grace, U.S.A. (1995), el Premio Nacional de Danza de Cuba (2011) y muchos otros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *