Jue. Jul 18th, 2019

Acción cancerígena de la carne roja y la procesada

Acción cancerígena de la carne roja y la procesada

El riesgo de sufrir cáncer de mama podría reducirse si se disminuye el consumo de la carne roja, la procesada y curada

 

Por: M.Sc. Dr. Alberto Quirantes Hernández *

La Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC), la institución especializada en esta enfermedad de la Organización Mundial de la Salud (OMS), desde el año 2015 evaluó la acción cancerígena del consumo de carne roja y carne procesada según los resultados de una revisión de 800 estudios de 10 países diferentes donde se clasificó el consumo de carne roja como probable carcinógeno para humanos y la carne procesada y curada como cancerígena, basados en suficientes evidencias de que el consumo de esta última causa cáncer colorrectal en los seres humanos.

¿Cuáles son las carnes rojas y las procesadas?

Según la OMS, carne roja es toda la carne muscular de los mamíferos, incluyendo la de res, cerdo, carnero, caballo y cabra.

La carne procesada se refiere a la transformada a través de la salazón, el curado, la fermentación, el ahumado, u otros procesos con el fin de mejorar su sabor o su conservación.

Ejemplos de carnes procesadas son salchichas, jamón, carne en conserva, cecina o carne seca, así como carne enlatada y preparaciones y salsas a base de carne.

Por cada porción de 50 gramos de carne procesada consumida a diario, aumenta el riesgo de cáncer colorrectal en un 18  por ciento según resultados publicados en la revista The Lancet Oncology.

Las sustancias cancerígenas

Entre los productos químicos cancerígenos creados durante el procesamiento de la carne se incluyen los llamados “compuestos N-nitroso e hidrocarburos aromáticos policíclicos”. La cocción de la carne roja y de la procesada también produce aminas aromáticas heterocíclicas, así como otros productos químicos que incluyen hidrocarburos aromáticos policíclicos, los cuales también se encuentran en el peligroso aire contaminado.

Aunque algunos de estos productos químicos son carcinógenos conocidos o sospechosos de serlo, todavía no se comprende completamente cómo se incrementa el riesgo de cáncer por este tipo de carne.

Consumo de carnes

Aunque la proporción de consumo de carnes procesadas en cualquier población es menor en relación a la carne roja, su impacto sobre la incidencia del cáncer es de importancia para la salud pública de cualquier país.

Aunque según la OMS comer carne tiene beneficios para la salud muchas de las recomendaciones a nivel de nación aconsejan a las personas limitar el consumo de carne procesada y carne roja, pues ambas están relacionadas también a un mayor riesgo de muerte por enfermedades del corazón, diabetes y otras enfermedades.

La prevención y el diagnóstico precoz son las mejores herramientas para luchar contra esta enfermedad y entre las medidas preventivas además de mantener una dieta saludable también se incluyen realizar ejercicio físico de forma regular, evitar el sobrepeso y la obesidad sobre todo después de la menopausia y el eliminar el consumo habitual de alcohol.

Otra investigación

Por otra parte investigadores del Centro de Investigación Biomédica en Red de Epidemiología y Salud Pública y del Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III, en España, realizaron una investigación con la participación 1006 mujeres con cáncer de mama y 1370 mujeres sanas de diez provincias españolas.

El riesgo de cáncer de mama aumenta para aquellas mujeres postmenopáusicas que consumen más cantidad de cualquier tipo de carne,  de carne roja y de carne procesada o curada.

La cantidad de carne consumida y determinados hábitos en su cocinado se relacionaron con un mayor riesgo de padecer cáncer de mama, considerando a la dieta como un factor de riesgo capaz de modificarse para mejorar la prevención de esta enfermedad.

El riesgo de sufrir cáncer de mama podría reducirse si se disminuye el consumo de carne roja, especialmente la muy hecha o la guisada, y la carne procesada y curada. Los resultados de esta investigación confirman la necesidad de informar ampliamente a la población sobre la conveniencia de reducir el consumo de este tipo de carne.

* Master en Ciencias y Profesor Consultante

  Jefe del Servicio de Endocrinología

  Hospital Docente Dr. Salvador Allende

  La Habana – Cuba

…………………………………………………..