Jue. Jul 18th, 2019

Dos homenajes a un cineasta cubano

En este mes de junio en el Multicine Infanta se exhibió una muestra del quehacer como documentalista de Enrique Colina y un dosier publicado en el sitio Cubacine sobre su obra

El documentalista Enrique Colina. Foto: Cortesía de la Cinemateca de Cuba

Por: Rubén Ricardo Infante

Considerado por muchos como uno de los más importantes realizadores cubanos, Enrique Colina ha sido a lo largo de su vida un hombre de cine. Apasionado a este arte, fundó ese proyecto de inestimable valor para la formación del gusto y una educación sentimental hacia el cine. Como él mismo declaró en un texto publicado en la revista Cine cubano: “24 x segundo es un programa didáctico que tiene por objeto desarrollar la capacidad de apreciación cinematográfica de público, adecuando a una revelación de los mecanismos expresivos del lenguaje fílmico, una revelación ideológica”.

Todavía recuerdo aquellos programas que en ocasiones podía ver, a pesar de algún regaño por parte de mis padres, pero conservo en mi memoria aquellas imágenes y recuerdo a Colina en muchas de aquellas emisiones. Sin embargo, en mi memoria no logró encontrar el momento exacto en que deje de asistir a ese encuentro, se pierde ese punto. Lo cierto es que de un día para otro se dejó de trasmitir y de esta forma perdimos otro programa que se interesaba por fomentar una cultura de/sobre cine.

El programa defendía como objetivo: “…revelar las relaciones entre lenguaje e ideología contribuye a desmitificar el cine, liberando al espectador de la fascinación a que lo somete, ya sea un desconocimiento del medio expresivo o la propensión a adquirir una “cultura cinematográfica” epidémica, inclinada al culto desmedido del cine como mito”.

Estas eran algunas de las pretensiones que sostuvo 24 x segundo a lo largo de su desarrollo, pero Colina es más que ese crítico interesado en conectar su interés con otros espectadores, sino que es considerado por muchos especialistas como uno de los documentalistas más interesantes del panorama audiovisual cubano.

Por esta razón, durante este mes de junio, se programó una retrospectiva de su obra en la sala 4 del Multicine Infanta. Con la proyección de Vecinos, Chapucerías, Estética, Más vale tarde que nunca y Yo también te haré llorar, se conformó un ciclo titulado precisamente Redescubrir a Colina, pretexto que condujo a la realización de un dosier en el portal Cubacine del propio ICAIC.

Nombrado de la misma manera que el ciclo, este dosier que es una muestra de textos, así como una selección de artículos escritos por el propio Colina para la revista Cine Cubano. Sirva, pues, para redescubrir su obra y a nosotros mismos. Se planteaba en las palabras de presentación.

Para lograr una visión lo más completa posible, en el dosier están incluidos tres textos de Colina, uno de ellos está referido al programa 24 x segundo, otro sobre esa pieza monumental de la realización audiovisual en Cuba que es el Noticiero ICAIC Latinoamericano y el último es de corte más teórico sobre el cine como mercancía.

Con estos tres análisis se nos presenta Colina y para completar se resumen varios de los criterios expresados sobre él. Los textos de Joel del Río y Juan Antonio García Borrero nos confirman la necesidad de gestar otras iniciativas como estas para redescubrir a Colina y a otros cineastas cubanos.

Tampoco es casual que se hayan concretado estas dos acciones que tienen como objetivo acercar al público a una obra de profunda importancia para lograr una compresión de quiénes somos como cubanos.