El vuelo dorado de una mariposa

Más de mil 100 artistas de diferentes parajes convergen en la Ciudad Maravilla durante la 13 Bienal de La Habana para regalarnos su arte, esta es la propuesta de una de ellos

Mariposa Dorada. (Foto: Cortesía de la entrevistada)
Mariposa Dorada. (Fotos: Cortesía de la entrevistada)

Por: Maggie Marín Ayarde

La escultura, el video y la instalación son constantes en el trabajo de Grimanesa Amorós, una de las artistas participantes en la #13BienaldeLaHabana que tiende puentes y multiplica ideas con “La construcción de lo posible”, hasta el 12 de mayo.

¿Cómo surge la idea de #MariposaDorada?

“Cuando me invitaron quise hacer una obra para que todas las personas que viven en Cuba se pudieran relacionar y me pareció importante hacerlo con la flor nacional, la mariposa, porque mi obra se inspira mucho en la naturaleza”.

¿Y por qué dorada?

“Dorada porque la mariposa es preciosa, está iluminada. Las luces del Malecón son doradas y me parece que es un vuelo dorado el de la flor”.

¿Conocía usted el proyecto Detrás del muro?

“Sí. Yo realicé una exposición el pasado año en el Museo Nacional de Bellas Artes con la curadora Caridad Blanco, ofrecí además una conferencia a la que asistieron muchas personas, entre ellos muchos estudiantes y me enorgullezco de ello porque es parte de mi intención y de mi misión de incentivar a los estudiantes y compartir con ellos ¿cuál es la vida de un artista, cuánto trabajo tenemos por detrás?

¿Qué opinión le merece la Bienal de La Habana?

“Una de las cosas que me he llevado de La Habana porque he venido en otras ocasiones y he tenido la oportunidad de estar, además, en Varadero, Viñales y Camagüey es la calidad humana de la gente de Cuba. Yo viajo por todo el mundo, tengo la posibilidad de hacer estas instalaciones y esta calidad humana no se encuentra en ninguna parte del mundo.

“Es bastante emocionante para un artista hacer una obra, sobretodo la mía que es eléctrica con muchos detalles y lograrlo para que muchas personas en Cuba la puedan disfrutar.

“A mí me encantaría que las personas hicieran realmente un esfuerzo para que vean las cosas que los artistas pueden hacer y con el amor que le ponemos a nuestra obra”.

¿Cuáles han sido las reacciones de las personas durante la instalación de Mariposa dorada?

“Han sido varias mientras la iba construyendo. Yo tengo un concepto para la obra, ¿por qué la estoy creando? pero a mi me gusta dejar la interpretación de forma libre y que cada persona tenga su propio concepto; ¿qué le significa para ellos esta obra?
“Las personas ven mariposas, pulpos, se cuestionan cómo habrá hecho el artista y quieren saber cuánto tiempo va a permanecer la instalación en el Malecón y, yo me imagino que será como un punto de encuentro. He visto una cantidad enorme de personas tomando fotos, así que estoy bastante contenta con la reacción”.

¿Los materiales utilizados?

“He utilizado leds, no son neones ni fibra óptica, tampoco son fluorescentes. Los leds requieren de mucha precisión y equipos electrónicos para programar de forma computarizada toda la secuencia de luz, que de cierta forma para mí es el nacimiento de la flor hasta que la flor vuelve otra vez a renacer”.

¿Se dedica, entonces, a la instalación?

“Sí, yo hago instalaciones de luces, esculturas de luces”.

¿Escogió usted la edificación?

“La edificación fue propuesta por el proyecto Detrás del muro, en conjunto con los curadores de la Bienal y la Oficina del Historiador de La Habana”.

Su formación.

Grimanesa Amorós.

Se sonríe. “Nací en Perú y estudié Psicología, pero desde los 11 años tomé clases de dibujo al óleo y faltando tres meses para graduarme de psicóloga decidí que no podía hacer las dos cosas, que son un tanto distintas al mismo tiempo, y que si quería hacer una buena tenía que escoger y decidí ser artista y no me he arrepentido. Ya te podrás imaginar la reacción de mis padres.

“Yo creo que lo mejor que le puede pasar a cualquier ser humano, no sólo al artista es trabajar amando con mucha pasión lo que se realiza”.

¿Cómo se cataloga como artista?

“Como una persona de mucha suerte de poder tener trabajo”.

¿Se quedará la Mariposa dorada en La Habana?

“Vamos a ver. Hay una canción que dice …sorpresas te da la vida… Así que vamos a ver, pero para comenzar estará hasta el 12 de mayo y también hay personas muy apasionadas con la obra y hay que ver el mejor futuro para ella”.

Mariposa Dorada engalana el Malecón habanero.
Mariposa Dorada engalana el Malecón habanero.

En una hermosa edificación habanera, en la esquina de Malecón y Lealtad, la artista interdisciplinaria Grimanesa Amorós hace que su obra transmita ese placer de la maravilla, que fascine, en ese vuelo poético de la mariposa dorada frente al mar en esta Habana.

La artista reside en Nueva York, Estados Unidos, y ha realizado instalaciones en ciudades importantes como Scottsdale, el puente Soleri, de Arizona, hasta el Times Square y la Torre de los Vientos, en la Ciudad de México. Fue oradora invitada en la TEDGlobal 2014, y recibió la “NEA Visual Artist Fellowship” así como la “NEA Artist Travel Grant”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *