Leer el cine

Leer el cine

Los textos vinculados al cine cubano crecen para el beneplácito de quienes quieren leer el cine desde acuciosos puntos de vista

 

Por: Ana Margarita Sánchez Soler asanchez@enet.cu

Esta 28 edición de la Feria Internacional del Libro de La Habana fue propicia para aproximarse al cine desde la escritura, pues el Instituto Cubano del Arte y la Industria Cinematográficos (ICAIC) llevó al magno evento con una serie de títulos sobre el séptimo arte, de diversos autores cubanos.

Cada año el sello Ediciones ICAIC pone a disposición de lectores y particularmente de los cinéfilos, volúmenes que permiten observar el cine cubano desde una óptica analítica, crítica o con un enfoque histórico.

Con diez nuevos títulos llegó el Instituto a la recién concluida Feria desde un stand alegórico al aniversario sesenta de esta institución. Muchos lectores curiosos hojearon durante los diez días del evento cada uno de estos libros.

Con ojos de espectador es una recopilación de críticas y ensayos de Eduardo Manet que aparecieron en la Revista Cine Cubano en la década del sesenta del pasado siglo y que ahora Carlos Espinosa compiló para poner a disposición del público.

Otra propuesta muy atractiva fue Confluencias de los Sentidos, de Dailey Fernández; título que recorre el cine de la Isla a partir de experiencias del diseño sonoro. El autor invita a pensar una zona de la creación hecha por profesionales que apoyan el cine a partir sus conocimientos como musicalizadores o efectistas.

También llegó a la Feria el volumen 1968: un año clave para el cine cubano, compilación de Luciano Castillo y Mario Naito que fundamenta la relevancia de ese período para nuestro cine y enfatiza en tres filmes trascendentales: Memorias del Subdesarrollo, Lucía y Aventuras de Juan Quin Quin; películas de Tomás Gutiérrez Alea, Humberto Solás y Julio García Espinosa respectivamente.

Otros títulos presentados por el ICAIC en la fiesta del libro cubano fueron Miedo en el Cine, de Enrique Pérez Días, Rogelio París, nosotros, el cine de Luciano Castillo, Conversaciones al lado del Cinecitta, de Arturo Sotto; El cine latinoamericano del desencanto, de Justo Planas; De cierta manera, a cargo de Víctor Fowler y Arturo Arango.

El stand A13 del ICAIC también mostró El libro del editor, de Elizabeth Díaz González; así como Contar y cantar, de Jorge Olvier.

Afortunadamente el público asistente a esta cita en la Fortaleza de San Carlos de la Cabaña pudo apreciar una amplia propuesta de libros que abarca la cinematografía desde un rico espectro de temáticas y perspectivas de estudio.

Cada año el número de textos vinculados al cine cubano crece para el beneplácito de quienes quieren leer el cine desde acuciosos puntos de vista.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − uno =