Volver

Inocencia en los cines de la capital

El cine cubano hoy nos propone ser testigos del tiempo y de la inocencia incuestionable

Inocencia en los cines de la capital

Por: Ana Margarita Sánchez Soler asanchez@enet.cu

El cine cubano dio a luz en 2018 un filme que impactó igualmente críticos y público logrando un concilio entre ambos, no siempre usual. Inocencia es el filme de Alejandro Gil que recrea el fusilamiento de los ocho estudiantes de medicina en 1871, hecho registrado por la historia cubana como uno de los más nefastos.

A partir del 30 de este mes los cines Yara, Chaplin, Acapulco, Riviera y La Rampa proyectarán la cinta que a decir del crítico Joel del Río, revela las relaciones familiares y los problemas medulares de la sociedad colonial cubana tales como la intolerancia, el despotismo y la inmoralidad.

El filme que cuenta con una excelente dirección de arte, a cargo de Aramís Balebona, permite al espectador hacer un ejercicio de traslación al período colonial en Cuba para adentrarse no solo en la reconstrucción de estos hechos, sino también experimentar la frustración que genera la injustica.

Inocencia es capaz de conmover a cualquier individuo en el mundo, pero para los cubanos este filme tiene una repercusión particular: la afrenta al sentido de nacionalidad por aquel entonces efervescente estremece a 147 años del atropello contra la patria y el patriotismo.

Fermín Valdés Domínguez, quien fuera inseparable amigo de José Martí, decide investigar los verdaderos sucesos detrás del horrendo crimen. Por medio de esa pesquisa, el filme inserta un abordaje al tiempo basado en retrospectivas para mostrar simultáneamente los días en que los estudiantes aún desandaban las calles de esta ciudad y la investigación de Domínguez.

La premier de la cinta se produjo el 26 de noviembre del pasado año en el cine Charles Chaplin como conmemoración a los sucesos históricos; y durante el 40 Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano (FINCL) arrancó las más profundas emociones del público.

Inocencia obtuvo en ese Festival varios galardones que dan fe de un rigor creativo capaz de abarcar el plano técnico, productivo y artístico. La película mereció el  Premio Especial del jurado, el de la Popularidad y el Premio Signis.

Inocencia deja en la boca el sabor amargo de la injusticia y la admiración por un hacer dentro del filme que se ocupa de la memoria histórica de la nación, aunque en este caso implique recordar al oprobio desde los rostros de aquel sangriento cuerpo de voluntarios.

La gran aceptación del público y los sobrados méritos del filme serán ostensibles en las salas que se disponen a mostrar la cinta próximamente. Es una nueva oportunidad para aquellos que durante el pasado FINCL quedaron fuera del cine ante las enormes filas.

Inocencia conjuga la ficción y los hechos verídicos; resulta un testimonio en imágenes donde habla la verdad. El cine cubano hoy nos propone ser testigos del tiempo y de la inocencia incuestionable.

 

 

Publicado: enero 21, 2019 por Vanessa Alfonso No hay Comentarios

Escriba su comentario