Lun. Sep 16th, 2019

La mente y el cuerpo son inseparables

El cuerpo y la mente son inseparables pues trabajan en conjunto aportando los componentes básicos de nuestra vida mental

Foto: Internet

Por: M.Sc. Dr. Alberto Quirantes Hernández *    

A modo de ejemplo, una infección corporal leve nos hacen sentir agotados, preocupados y con gran malestar; un ejercicio agradable aunque sea agotador puede elevar nuestro estado de ánimo y muchas veces nos hace sentir eufóricos.

Todo lo que sentimos en nuestros mundos externo e interno tiene una cualidad subjetiva diferente. Un explote de ira se siente muy distinto al cariñoso beso de un amante.

Estos y muchos otros diferentes sentimientos llenan nuestra conciencia e impulsan nuestro desarrollo diario, colaborando con nosotros en nuestro tránsito por el mundo.

Lo que se busca y lo que se rechaza

En general se anda detrás de las cosas que nos hagan sentir deleite, bienestar y disfrute, pero tratamos de huirle a aquello que causa estrés o sufrimiento, u otras veces las enfrentamos decididamente para solucionarlas de una vez por todas. En ocasiones nos adaptamos para no sufrir en demasía.

Es curioso cómo estas piezas externas e internas se convierten en estados internos y subjetivos.

Nuestro yo interno

Existe una fuerte intuición de que nuestro yo consciente reside dentro del cuerpo, sobre todo en el interior de nuestra cabeza. Tal vez esto pudiera ser como consecuencia de que varios de nuestros órganos sensoriales como ojos, oídos, nariz y papilas gustativas, se hallan situados en esa región.

Diferentes estados subjetivos tenían zonas distintas pero perceptibles de sentimientos corporales que eran claramente diferentes entre ellos. Y así vemos o sentimos la ira en la parte superior del torso, la embriaguez principalmente en las piernas, pero el placer y las emociones positivas se experimentan muy nítidamente en todo el cuerpo.

Estas zonas son tan consistentes en todas las personas, que orientan hacia un origen principalmente biológico y no aprendido, de las regiones corporales de los sentimientos.

Sentimientos y emociones

La mayoría de los sentimientos están permeados de un claro tono emocional. Las situaciones como el amor o la victoria sobre algo aun pequeño, generan percepciones agradables.

Los estados que producen emociones agradables como el agradecimiento o la relajación, se sienten con mucha mayor frecuencia que los negativos, y es porque nuestra habitual disposición emocional es principalmente positiva y agradable.

Los sentimientos emocionalmente negativos son más difíciles de controlar que los sentimientos positivos. Y es porque las emociones desagradables, presentadas casi siempre sin aviso previo durante situaciones muchas veces importantes de la vida, pueden ser más importantes para nosotros porque tenemos poco control sobre ellas, además de ser esencialmente desagradables.

Existe una tendencia a no tener en cuenta de que en su mayor parte, la vida es en realidad bastante placentera, aunque estas emociones positivas podrían ser simplemente menos recordadas que las desagradables.

Origen de la conciencia

Aunque la conciencia emana de la función del cerebro, e incluso experimentamos que la conciencia está ubicada en el cerebro, la retroalimentación de la materia corporal contribuye claramente a una amplia gama de sentimientos subjetivos.

Más bien, es toda la constelación del cerebro y el cuerpo, con sus vísceras, músculos y órganos, lo que le da color a nuestras vidas internas, y simplemente elimina una parte del sistema, como en los afectados en su médula espinal con grandes zonas de anestesia corporal, no es suficiente para causar su mal funcionamiento total.

Privacidad y publicidad de nuestros sentimientos

Muchos de nuestros sentimientos, aunque lo intentemos, no son privados en absoluto. Para la mayoría de las personas, conocer los estados y objetivos internos de los demás de su entorno cercano o remoto, podría es útil.  

Aunque nuestros cuerpos nos reflejan nuestros estados mentales internos, a menudo también comunican esos estados a otros también mediante el instintivo lenguaje extra verbal, tan difícil de mantener bajo control.

Los seres humanos, sobre todo aquellos con experiencia y sagacidad, son capaces de conocer las intenciones, sentimientos y objetivos de cada uno de los gestos y comportamientos ajenos, como las expresiones faciales y corporales.

La consciencia es aun uno de los misterios más grandes para la ciencia materialista actual, y aun no pueden decir cómo el cerebro y el cuerpo generan conjuntamente nuestro mundo mental interno a partir de los diversos aportes internos y externos.

Pero muestran que debemos comenzar a investigar las interacciones entre el cerebro y el cuerpo, lo inmaterial y lo material, si deseamos entender cómo funciona la mente humana.

* Master en Ciencias y Profesor Consultante
  Jefe del Servicio de Endocrinología
  Hospital Docente Dr. Salvador Allende
  La Habana – Cuba
………………………………………………..