Dom. Ago 25th, 2019

Retos jurídicos por una Cuba mejor

Foto: Ricardo R. Gómez Rodríguez

Un acto solemne, digno, patriótico, devino la apertura del año judicial 2019 por el Tribunal Provincial Popular de La Habana, en el Hemiciclo del Museo Nacional de Bellas Artes

Por: Ricardo R. Gómez Rodríguez rrgomez@enet.cu

El Hemiciclo del actual Museo Nacional de Bellas Artes es un lugar solemne, casi divino, con una acústica excelente, sede durante muchos años del Tribunal Supremo Popular (TSP).

Allí regresaron las togas, durante el acto de apertura del año judicial 2019 por parte del Tribunal Provincial Popular (TPP) de La Habana.

Ceremonia que contó con la presencia de Luis Antonio Torres Iribar, Miembro del Comité Central del Partido y Primer Secretario en la capital, además de Rubén Remigio Ferro, Presidente del TSP y Tatiana Viera Hernández, Vicepresidenta de la Asamblea Provincial del Poder Popular.

Foto: Ricardo R. Gómez Rodríguez

Ante integrantes del Consejo de Gobierno del TPP, jueces, secretarios y trabajadores, Yojanier Sierra Infante, presidente de ese órgano, resalto que hace sólo días celebraron el aniversario 60 de la Revolución, que fue la victoria del pueblo sobre la marginalidad, la pobreza, el analfabetismo, la incultura, los gobiernos corruptos de entonces y la injusticia que se vivía antes de 1959.

Explicó que sin esa epopeya hubiera sido imposible refundar el sistema judicial y llevarlo a las raíces del pueblo en pos de transparencia y verdad.

Ratificó que los Tribunales, como órganos de la Revolución deben cumplir y garantizar principios de humanismo, honradez, laboriosidad, transparencia, dignidad, igualdad y observación de la ética.

Sierra Infante recordó que el año último consolidaron esfuerzos por un debido acceso a la justicia y el reconocimiento a quienes intervienen en esos procesos, dando respuesta a los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución.

En la etapa consolidaron y perfeccionaron el sistema de trabajo en el completamiento de recursos humanos, favorables condiciones de trabajo, niveles superiores de calidad técnica, nuevos mecanismos de atención y comunicación, entre otros logros.

Afirmó que para el 2019 existen retos y el más cercano está relacionado con la votación del 24 de Febrero en el Referendo Constitucional, como único camino al desarrollo y el progreso de la nación. Luego vendrá su implementación en el sistema judicial, asumiendo mayores responsabilidades ante el pueblo en la defensa de sus derechos.

Por su parte Luis Antonio Torres Iribar, expresó sentir orgullo por la solemnidad, lo culto y patriótico del acto.

Dijo que al ver a tantos jóvenes entre los jueces, tanta seriedad y profesionalidad, una vez más se siente la confirmación de que en las manos de las nuevas generaciones está el futuro de la Patria.

Explicó que la fusión de ellos con los que peinan canas, aporta grandeza y experiencia a la hora de realizar actos judiciales.

Iribar comentó que también sintió satisfacción por las palabras dedicadas a la joven, bella, amantísima y maravillosa Habana para que todos desde diferentes perspectivas y formas de realizar el trabajo, hagan por la capital, lo más grande en cuanto a esfuerzos, convicciones, amores, realizaciones y compromisos.

Llamó a los presentes a defenderla desde su labor y así rendir tributo al legado y la obra del jurista mayor Fidel Castro Ruz, quien además de luchar por la justicia fue capaz de tomar las armas para defenderla en nombre del pueblo.

Recordó que La historia me absolverá, alegato de Fidel durante el juicio por el asalto al Cuartel Moncada, es una gran expresión de defensa en un acto jurídico de los derechos de todos los cubanos.

La apertura del año judicial contó con magníficas interpretaciones del Coro Infanto Juvenil del Teatro Lírico Nacional; niños y adolescentes con trajes de época y voces impecables que demuestran por qué hay que seguir luchando por una Cuba mejor.