¡Milagro Sala libre!

Después de tres años de injusta prisión, jueces que hacen honor a su profesión decidieron liberar a la luchadora social Milagro Sala –primera presa política del presidente Mauricio Macri

Por  Arnaldo Musa

No sé por cuánto tiempo, pero al fin, después de tres años de injusta prisión, jueces que hacen honor a su profesión decidieron liberar a la luchadora social Milagro Sala –primera presa política del presidente Mauricio Macri- , acusada injustamente por delitos que no cometió, y cuya arquitectura montada por la reacción local se fue desmoronando completamente.

Pero tardó tres años, en los que Milagro estuvo a punto de perder la vida, sufrió desmayos, fue mal atendida y virtualmente torturada por la aquiescencia a todo lo malo de autoridades de la provincia argentina de Jujuy y luego del actual presidente, Mauricio Macri.

Sala es quizás el caso más elocuente y cruel de la persecución montada contra enemigos del mal sistema de gobierno e incluso aquellos que no aceptan imposiciones y luchan por no ser incriminados, como la actual senadora y ex presidenta Cristina Fernández, con el fin de que no aspire nuevamente a la presidencia.

Es bueno escribir sucintamente que su nombre completo es Milagro Amada Ángela Sala, nacida el 20 de febrero de 1964, y es una dirigente política, social e indígena argentina, líder de la Organización Barrial Túpac Amaru, una organización especialmente conocida por su labor de construcción de miles de viviendas en la provincia de Jujuy, e integrante de la Central de los Trabajadores Argentinos. Casada con Raúl Noro, tiene cuatro hijos.

No recuerdo haber utilizado antes este tipo de datos, pero pienso que es bueno recordarlo para subrayar su férreo carácter de mujer argentina, contra quien las oscurantistas fuerzas que mantienen bajo su férula al país pueden tomar represalias o inventar otros casos para volverla a meter en prisión.

Algunas irregulidades jurídicas

Arbitraria y excesiva son dos palabras que pueden ser aplicadas a las causas abiertas jurídicamente para meter en injusta prisión a Milagro Sala.

Ello se demuestra fácilmente, al conocerse que la defensa de la dirigente de la Túpac Amaru y especialistas advirtió que la proscripción para integrar asociaciones civiles es inconstitucional, así como equiparar la protesta social con delitos tipificados por el Código Penal.

Las juezas Claudia Cecilia Sadir, Liliana Pellegrini y Mónica Cruz Martínez dictaron por unanimidad el sobreseimiento de la dirigente social Milagro Sala y de Alberto Cardozo, otro preso político de Jujuy. Fue en la causa que se conoce como “La balacera de Azopardo”, en la que habían involucrado a Sala en una causa de homicidio once años después de que se iniciara con un falso arrepentido. Se cae otra acusación en la estrategia de Macri de judicializar a la pelea política.

“Se demostró que todo lo que vengo sufriendo es parte de una persecución política y judicial”, dijo Milagro Sala apenas se conoció su absolución en la causa. Minutos antes de conocer la sentencia, Sala le dijo al tribunal:

“Ustedes siéntanse libres de la decisión que tomen, porque ustedes se quedan acá y los gobiernos se van. Son los gobiernos que toman alguna determinación para perseguir a algunos sectores políticos que no están de acuerdo con lo que ellos piensan, así que siéntanse libres de tomar la decisión”.

En ese marco, Elizabeth Gómez Alcorta, una de sus abogadas, señaló: “La sentencia de este jueves no sólo tiene importancia en relación a los imputados que fueron absueltos, sino que deja al descubierto y cristaliza el modo en que se han armado todas las causas contra Milagro, especialmente esta. Quedó demostrado cuál es el modo que usó el juez Pablo Pullen Llermanos en la persecución contra Milagro; cuál fue el papel del fiscal Diego Cussel; cómo han puesto sus funciones al servicio del poder político. También quedó al descubierto que no tuvo ningún límite a la hora de extorsionar y torturar a otras personas en el marco de la persecución. Es una sentencia clave en esto que venimos sosteniendo hace tres años y que fuimos desarmando en cada causa, particularmente en esta que tiene un nivel de paroxismo increíble. Se echó luz sobre el accionar político judicial que comanda el contador Gerardo Morales”.

En el mismo sentido, Paula Álvarez Carreras, también defensora de Milagro Sala, explicó: “El tribunal tuvo la clara convicción que no había ningún elemento de prueba para que Milagro sea condenada en esta causa que fue armada. Quedó evidenciada la complicidad tanto del Ministerio Público de la Acusación con los jueces para contribuir a la construcción de causas para perjudicar a la dirigente”.

Por el momento, no hay nada más que decir, sino celebrar revolucionariamente la libertad de Milagro Sala.

Tomado de Cubasí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *