Dom. Ago 25th, 2019

Celebran aniversario 20 del Centro Onelio Jorge Cardoso

La institución que dirige el Premio Nacional de Literatura y Edición, Eduardo Heras León, ha formado unos mil 200 noveles escritores en dos décadas

Teresita Jorge Carpio

Ha sido una época muy feliz en mi vida, afirmó Eduardo Heras León sobre sus 20 años al frente del Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso, que tiene como fin dotar de la técnica necesaria a los aspirantes a ejercer el oficio de escritores.

La institución que dirige el Premio Nacional de Literatura y Edición, que ha formado unos mil 200 noveles escritores en dos décadas, recibió este jueves el homenaje del espacio El elogio oportuno que, con sede en la librería Fayad Jamís, conduce el periodista y crítico  Fernando Rodríguez Sosa.

Heras León, fundador en 1998 del Centro que lleva el nombre de Onelio Jorge Cardoso, considerado “El cuentero mayor”, manifestó que siempre estuvo a favor de los talleres literarios y de dotar a los aspirantes a escritores de las herramientas técnicas para su desarrollo.

El narrador, a quien estará dedicada la XXVIII Feria Internacional del Libro de La Habana, en febrero de 2019, expresó que siente un amor especial por el magisterio, de ahí su satisfacción de llevar su experiencia a los jóvenes en el oficio más solitario del mundo, como lo calificó el colombiano Gabriel García Márquez, Premio Nobel de Literatura.

Anunció que con vistas a la magna cita de las letras serán reeditadas, entre otras obras suyas los Cuentos completos, una selección de entrevistas, y el relato Los pasos en la yerba, que tendrá una presentación especial en Casa de las Américas.

También se presentará, de la autoría de Darcy Borrero Batista, el libro Eduardo Heras: Los pasos, el fuego, la vida, que, de la editorial Letras Cubanas, es una biografía que recoge testimonios desde los más tempranos años de su niñez.  

Profesores y egresados del Centro Onelio, entre ellos Dzara Novak, Elaine Vilar Madruga y Rafael de Águila, entre otros escritores, así como el trovador Rey Montalvo, manifestaron que mucho les aportó la institución, que arriba a sus dos décadas con la satisfacción de una labor útil y elogiosa.

Heras León resaltó la labor de Ivonne Galeano, su compañera en la vida, en el trabajo cotidiano con los jóvenes narradores, y por los éxitos que ellos han alcanzado en el campo de la literatura tanto nacional como internacionalmente, lo que ha convertido al Centro en una institución de referencia de la narrativa cubana más actual.

El elogio oportuno —que rinde homenaje a escritores, libros, hechos históricos e instituciones que arriban a un aniversario cerrado—toma su nombre del aforismo martiano «el elogio oportuno fomenta el mérito; y la falta del elogio oportuno lo desanima», que aparece en las páginas del periódico Patria, en abril de 1892.

Tomados de ACN