Mie. Sep 18th, 2019

Un dispositivo creado recientemente, permite obtener agua potable del aire del desierto. Valioso instrumento, sobre todo en aquellas zonas donde el preciado líquido es escaso

Foto: AgroAlimentando.com

Por: Ángeles Muik

Agua!!!…agua!!!!!!!!, diría cualquier viajante de parajes desérticos si en su ruta aparece un indicio de este fluido vital.

La arena y las dunas amarillas, que abundan en este tipo de clima esconden un pozo en cualquier parte, al decir del escritor francés, Antoine de Saint Exúpery, en su famoso libro El principito.

Pero, en esta ocasión no hablaremos de oasis escondidos, sino de cómo se puede conseguir agua del aire en estos espacios extremos.

El milagro se hace auxiliándonos de un novedoso dispositivo. Parece una quimera, pero lo cierto es que hoy, los investigadores la han convertido en realidad.

Científicos de la Universidad de Ciencia y Tecnología del Rey Abdullah (KAUST), en Arabia Saudita, han fabricado un prototipo de aparato capaz de absorber agua y liberarla, posteriormente.

Se estima que la atmósfera terrestre acumula unos 13 billones de toneladas de vapor de agua.

Si logramos recolectar parte de esa agua para mantener a las personas hidratadas avanzaríamos notablemente, pues en el mundo existen cientos de millones de habitantes, que no cuentan con fuentes adecuadas de abasto de agua o resulta muy escasa.

¿Cómo funciona?

El principio de funcionamiento del artefacto tiene como base un hidrogel, cuyo componente fundamental es el cloruro de calcio.

Este hidrogel se convierte en un líquido salado al absorber el vapor de agua. Sin embargo, los ingenieros han logrado que la mezcla de hidrogel se mantenga en estado sólido hasta que se necesite el agua.

Esta composición gelatinosa tiene cualidades sorprendentes, como su alto rendimiento y el bajo costo de producción.

El cloruro de calcio, base del hidrogel, ha sido empleado con anterioridad, pero es difícil utilizarlo en la práctica como material para almacenar agua.

El problema lo han resuelto los expertos al convertir esta sal en un polímero, que mantiene su estabilidad hasta que se eleve la temperatura.

Por otra parte, completan el novedoso método un sistema de nanotubos de carbono, los cuales favorecen la liberación del agua.

De esta manera el dispositivo puede capturar el agua del aire durante la noche y liberarla, posteriormente, cuando se caliente durante el día.

El prototipo probado por los investigadores árabes funciona con 35 gramos de hidrogel, los cuales pueden capturar hasta 37 gramos de agua, en una sola noche. Esto representa una humedad relativa de, aproximadamente, 60 por ciento.

Según informaron los expertos, en un artículo publicado en  la revista Environmental Science and Technology, al siguiente día, tan sólo 2,5 horas de sol fueron suficientes para liberar 20 gramos de agua, recolectada en un dispositivo listo para beber.

Es un método cíclico, pues una vez liberada el agua, el instrumento puede ser reutilizado.

Pero, a pesar de sus ventajas el aparato tiene como inconveniente la manera intermitente en que se libera el agua. Esta situación preocupa a los científicos y los lleva a perfeccionar el novedoso método.

Por eso, esperan modificar el diseño para que el agua se libere repetidamente y no de forma discontinua.

El nuevo mecanismo constituye una importante herramienta, porque en situaciones extremas podría salvar vidas, ante la adversidad del clima.

Otras iniciativas se han puesto en práctica. No obstante, este nuevo tipo de generador de agua atmosférico, podría llevarse el mayor éxito.

Con un amplio rango de humedad, tiene la ventaja de ser barato, asequible y funcional. No necesita electricidad y puede producir agua limpia en el desierto y otras áreas remotas.

Fuente: muyinteresante.com