Más sobre los derechos humanos

El primer derecho del ser humano es a la vida, a crecer sano y saludable con la alimentación necesaria

El único lugar de Cuba donde se violan los derechos humanos es la cárcel de la Base Naval de Guantánamo. (Foto: Cultura Colectiva News)
El único lugar de Cuba donde se violan los derechos humanos es la cárcel de la Base Naval de Guantánamo. (Foto: Cultura Colectiva News)

Por: Aida Martínez López

Hay derechos y derechos, y no se trata de una paradoja si de derechos humanos se trata. El primer derecho del ser humano es a la vida, a crecer sano y saludable con la alimentación necesaria. A partir de ahí se complementan el resto durante el transcurso de su vida.

Por supuesto que el ser humano tiene derecho a una vivienda digna, a ropas y calzado apropiados, a una educación cuyo límite sea su propia capacidad, a cultivarse en las riquezas espirituales creadas por la humanidad a través de los tiempos.

También tiene el derecho de crear y pensar y expresarlo en la participación de la dirección de su país, al trabajo según su preparación y capacidades para mantener y atender dignamente a la familia que procree.

A la hora de juzgar el cumplimiento de los derechos humanos en los diferentes países hay que hacerlo a partir de estos que son inalienables y no utilizar la politiquería y el doble rasero a través de los medios de difusión que utilizan algunos países, por supuesto subordinados al imperio del norte y a sus acólitos.

Desde el triunfo de la Revolución, Cuba no ha hecho otra cosa que luchar honestamente por cumplir estos derechos para su pueblo y si no ha hecho más, ha sido por las agresiones de todo tipo que ha realizado el imperio contra nuestro país y el feroz bloqueo económico, comercial y financiero, que desde los primeros años de la Revolución los Estados Unidos ha implantado contra la isla.

Y podemos preguntarnos: ¿Es o no una violación flagrante de los derechos humanos tratar de doblegar a un país por hambre y miseria?

Cuánto daño le han hecho a Cuba limitándole la venta de medicamentos y de tecnología que el país necesita, incluso para intervenciones quirúrgicas sumamente complejas de niños. No hay un producto en cualquier parte del mundo que tenga un componente norteamericano que Cuba pueda comprar.

Serían interminables las pruebas del doble rasero de la política de los EE.UU.
En ese país se discrimina a los afronorteamericanos, a las personas de origen hispano, sobre todo latinoamericanos. A la mayoría de las personas que se les aplica la pena de muerte son negros. A las mujeres se le paga menos que a los hombres por igual trabajo; es interminable la lista de las violaciones que dentro de los propios Estados Unidos se realizan. Pero ¿pudiera haber una violación de los derechos humanos más criminal que las invasiones a diferentes países, con la secuela de millones de muertos? ¿Cuántos cientos de miles de personas murieron en Hiroshima y Nagasaki al lanzar sendas bombas atómicas, cuando prácticamente ya Japón estaba rendido en la Segunda Guerra Mundial?

Los que se proclaman campeones de la democracia son unos mentirosos, no tienen respeto por la dignidad humana ni mucho menos por la vida de los seres humanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *