Mie. Sep 18th, 2019

Festejan declaratoria del Changüí como Patrimonio Cultural de la Nación

Guantánamo celebró la declaratoria de Patrimonio Cultural de la Nación al Changüí

Foto: ACN

A punto de concluir 2018 una buena noticia avivó la alegría y orgullo guantanamero: el anuncio oficial de la declaratoria de Patrimonio Cultural de la Nación al autóctono y bicentenario género Changüí, la más vital de las expresiones de la cultura popular tradicional guantanamera.

La esperada noticia, hecha pública por Gladys María Collazo, presidenta del Consejo Nacional de Patrimonio Cultural, estalló en fiesta en la barriada de la Loma del Chivo, reconocido foco de tradiciones en la Villa del Guaso, específicamente en las afueras de la Casa dedicada a dicha reliquia del folclor cubano nacida en la decimonovena centuria, en las serranías orientales.

El reconocimiento dentro de la selecta lista del capital cultural de la Isla fue legitimado a propuesta de la Comisión para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial, que consideró el inestimable valor identitario del fenómeno changüisero, y ponderó su significación y vital legado de generación en generación, digno de ser preservado y visibilizado.

Decir en Guantánamo “vamos pa´l changüí” es el equivalente en otras partes de Cuba a decir “vamos a un guateque”. Es jolgorio y convite, pero para los lugareños del extremo oriental es mucho más: es orgullo de una herencia sociocultural bicentenaria que pervive, tradición serrana que conquistó la ciudad y expresión de una identidad de la cual es embajadora musical por el mundo.

Desde que se propuso su declaratoria a Patrimonio Cultural de la Nación, en febrero de 2017 en Guantánamo, en presencia de Miguel Barnet, presidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, la Comisión Provincial de Salvaguardia del Patrimonio dio varios pasos en ese sentido: campañas, talleres de sensibilización y la entrega del expediente de fundamentación a instancia nacional.

El musicólogo local José Cuenca, ferviente estudioso y defensor del Changüí, subrayó hoy a la ACN que la aprobación a este nivel refuerza el orgullo del guantanamero y es acto que dignifica a uno de los géneros más singulares, auténticos y antiguos de la música cubana, y que en este siglo XXI está aportando aires de renovación al pentagrama contemporáneo.

Este momento –dijo- marca un antes y un después para la cultura guantanamera, y es un acto de justicia histórica con varias generaciones de familias changüiseras que desde el siglo XIX han defendido esta expresión, y muchos cultores humildes otrora preteridos y olvidados, que sólo la Revolución fidelista y martiana les dio el lugar que merecen dentro de la cultura nacional.

Esta declaratoria –argumentó- es el primer escalón de un largo proceso con aspiración de luego elevar la propuesta a la UNESCO, para incorporarla al listado del patrimonio cultural intangible de la humanidad, batalla que también vamos a ganar para entregar a nuestro pueblo ese reconocimiento”, apuntó Cuenca.

Otro defensor del género presente anoche, el popular changüisero Celso Fernández, subrayó que este antiquísimo complejo músico-danzario mantiene en Guantánamo toda su identidad, su manera de festejo popular: diversión con música, y baile en pareja y armonía con la rusticidad de su compás sabrosón, remedando el paso de labriegos cosechando café en las montañas, donde se originó.

Se utilizan en su ejecución –comentó- instrumentos comunes de la música nacional, pero su forma de interpretar el tres es distintiva, como lo es también el toque de su bongó -similar al quinto de la rumba y al tambor premier de la Tumba Francesa-, y el uso de la marímbula, una especie de bajo primitivo casi extinguido en los formatos musicales cubanos.

En varias ocasiones los renombrados musicólogos María Teresa Linares, Olavo Alén y Neris González han coincidido en que es una de esas expresiones autóctonas que dan muestra de estar cada vez más vivas, que salió de su cuna campesina para irradiarse y otros estilos y escenas se han apropiado de ella, con acogida multi-generacional, para bien del rescate de valores de la música tradicional.

Tomado de la Agencia Cubana de Noticias