Piden familiares de niña migrante fallecida investigación del caso

En representación de la familia, los abogados del caso afirmaron que sus parientes buscan una indagación objetiva

Piden familiares de niña migrante fallecida investigación del caso

Por: Ana Teresa Badía Valdés

Los familiares de la niña migrante guatemalteca, Jakelin Caal Maquin, fallecida en custodia de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos, pidieron una investigación al respecto.

En representación de la familia, los abogados del caso afirmaron que sus parientes buscan una indagación objetiva, al tiempo que piden que el hecho se examine “en el marco de los estándares reconocidos a nivel nacional para la detención y la custodia de los niños”.

Jakelin, de 7 años de edad, fue detenida junto a su padre el pasado 6 de diciembre en Lordsburg, en Nuevo México, en el sur del país. En el momento en que se produce la detención, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos le hizo firmar al padre un documento en inglés, un idioma que él no conoce.

Pocas horas después de ser separado de su hija, se le informó que la niña sufrió convulsiones y que, falleció luego de haber sido ingresada.

Por su parte, la Patrulla Fronteriza señala que la niña “no había comido ni consumido agua durante días”, una afirmación que es rebatida por los abogados, quienes alegan que la menor “no había sufrido malnutrición ni carecido de agua antes de cruzar la frontera, ya que su padre había cuidado de ella”.

Expertos estadounidenses diagnosticaron, tras la autopsia, que la menor tenía una “inflamación cerebral e insuficiencia hepática antes de morir”.

Repercusiones

Manifestantes estadounidenses y mexicanos se reunieron en Texas para protestar por la muerte de Jakelin, asegurando que la niña migrante había muerto debido a las “políticas de cero tolerancias de (Donald) Trump”.

También la portavoz de la organización Red Fronteriza por los Derechos Humanos, Gabriela Castañeda, señaló que el presidente estadounidense “es el único responsable de esta muerte, tiene sangre en sus manos”.

Mientras, el vocero de la Red Migrante del Sur, Taurino Castrejón, aseguró que las autoridades de Estados Unidos son responsables de la tragedia. “La muerte de una persona en territorio estadounidense, bajo custodia de sus autoridades, con o sin documentos migratorios, es una reclamación legítima por una violación flagrante a los derechos humanos, directa o indirecta, resultado de la política del presidente Donald Trump contra la migración”, sentenció Castrejón.

Asimismo, organizaciones de derechos humanos exigen saber qué pasó con Jakelin durante el tiempo que estuvo arrestada bajo custodia de funcionarios estadounidenses y se preguntan por qué las autoridades de aquel país no informaron de su muerte hasta algunas horas después.

Tekandi Paniagua, cónsul guatemalteco en Del Rio, Texas, expresó a la Associated Press (AP) que conversó con el padre Nery Caal quien le contó que fue dejado con un grupo de inmigrantes en una zona en México en la que tendrían que caminar unos 90 minutos para llegar a la frontera.

La familia dio a conocer su versión el sábado en una declaración difundida en conferencia de prensa en El Paso, Texas.

Jakelin y su padre deseaban pedir asilo en Estados Unidos y formaban parte de un grupo de migrantes arrestados el 6 de diciembre cerca de un cruce fronterizo en Nuevo México.

Tomado de Radio Rebelde

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *