Vie. Ago 23rd, 2019

Un legendario territorio

Marianao es La Habana también, que trabaja para celebrar sus 500 años

Hospital conocido como Maternidad Obrera de Marianao


Por: Félix Rubén Aloma

Leyendas que aparecen en la enciclopedia colaborativa en la red cubana EcuRed, atribuyen el nombre de Marianao a la existencia de una mujer nombrada María, apellidada Nao o tripulante de una perdida Nao (nave) o a la existencia de una hacienda cuya propietaria portuguesa o brasileña, respondía al nombre de Maria-Nao.

Aunque la versión más aceptada es la corruptela de la voz indígena Mayanabo. Circundado al este por el río Almendares y al oeste por el río Quibú. Fue un lugar de asientos de población indígena como parte de los territorios del cacique Habaguanex.

En 1953 Marianao era ya el segundo municipio del país, por encima de las capitales provinciales.

La rotulación del territorio del antiguo municipio de Marianao demoró tres años en total a partir de 1954 y lo convirtió, dice Rolando J. Rensoli en su libro La Habana, ciudad azul, en un lugar «moderno y grandioso» y que hace alusión en el artículo Calles de Marianao de Ciro Bianchi Ross.

En la división político-administrativa de 1976  Marianao originó tres municipios: La Lisa, Playa y el actual Marianao.

Obelisco Marianao

Consta de lugares emblemáticos, grandes personalidades como el científico Carlos J. Finlay y la etnóloga Lydia Cabrera entre otros. El barrio de Pogolotti, primer reparto obrero de Cuba que  lleva el nombre de una de las familias de intelectuales más importante del país y ya superó su primer siglo de existencia, la plaza del Obelisco, y los jardines de La Tropical.

El municipio tiene en su territorio grandes hospitales: como el conocido como Maternidad Obrera, el capitalino Hospital Ginecobstétrico Eusebio Hernández, que hoy se regocija del resultado que muestra también el Hospital Pediátrico Docente Juan Manuel Márquez y el Instituto Cubano de Oftalmología Ramón Pando Ferrer, que constituye el centro de referencia tanto nacional como internacional de la especialidad de Oftalmología.

En fin, este legendario territorio emplazado al oeste del río Almendares, mencionado por Lezama Lima en su célebre comentario a Marianao, es La Habana también que trabaja para celebrar sus 500 años.