Catorce años en busca del bienestar de los pueblos

Cuba y Venezuela fueron sus miembros fundacionales, pero el ALBA siguió creciendo y otros se sumaron a esta iniciativa que busca reducir las asimetrías de los estados que la conforman

Catorce años en busca del bienestar de los pueblos

Por: María Josefina Arce

Más de una década promoviendo el desarrollo económico y el bienestar de los ciudadanos de la región, ese es el principal logro del ALBA-TCP, Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos, que se apresta a celebrar sus 14 años de fundada.

Sus artífices fueron dos hombres de talla internacional, que llevaron  a ese bloque regional humanismo y solidaridad. El líder histórico de la revolución cubana, Fidel Castro, y el fallecido presidente venezolano Hugo Chávez impregnaron al ALBA de sus deseos y compromiso de materializar los sueños de los próceres independentistas de una América Latina libre y plena.

En consideración de su secretario general, David Choquehuanca, “dos hermanos visionarios, extraordinarios, que, como destacó en entrevista a la agencia Prensa Latina, decidieron construir un espacio de integración inédito que abarca todos los temas.

Y el hecho es que Cuba y Venezuela fueron sus miembros fundacionales y en un comienzo por tanto, los pueblos de ambas naciones fueron los primeros  beneficiarios de programas sociales de gran impacto. Pero el ALBA siguió creciendo y otros se sumaron a esta iniciativa que busca reducir las asimetrías de los estados que la conforman.

Varios son los proyectos puestos en marcha en estos 14 años y que han dejado una huella profunda en los pueblos del área. Desde unas relaciones distintas, basadas en el respeto, sin injerencias, se ha promovido el intercambio comercial.

Para apoyar el desarrollo de iniciativas a escala regional, nacional y local encaminadas a incentivar el avance económico de sus miembros se formó el Banco del ALBA y se dio vida al SUCRE, Sistema Unitario de Compensación Regional.

Cientos de operaciones se han llevado a cabo a lo largo de estos años que involucran a firmas estatales y privadas con esta moneada virtual, que tiene como fin la independencia del dólar y otras divisas.

Asimismo en este camino y en búsqueda del autoabastecimiento, producción y distribución de alimentos el bloque regional promueve la creación de empresas gran nacionales para brindar seguridad alimentaria.

Uno de los proyectos de gran relevancia es PETROCARIBE, que nació bajo los auspicios del ALBA y por iniciativa de Venezuela y cuyo objetivo es lograr la independencia energética de las naciones caribeñas.

PETROCARIBE promueve un nuevo esquema de intercambio favorable, equitativo y justo entre los países de la región caribeña, la mayoría de ellos sin el control estatal del suministro de los recursos.

Garantizar derechos humanos esenciales como la salud y la educación es otra de las prioridades del mecanismo integracionista. De ahí que cuenta con programas de alfabetización y post-alfabetización para erradicar el analfabetismo.

Venezuela, Bolivia y Nicaragua pueden dar fe del éxito de estas campañas de alfabetización, pues en la actualidad son Territorios Libres de Analfabetismo, de acuerdo con la UNESCO, Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura.

En la salud una de sus iniciativas insigne es la Misión Milagro, un programa de rehabilitación oftalmológica que beneficia a las personas humildes y que presentan problemas de visión.

ALBA-TCP es sinónimo de soberanía e independencia. A lo largo de catorce años ha puesto en marcha unas relaciones de nuevo tipo, sustentadas en la cooperación y la solidaridad, en busca de un desarrollo económico y sostenible de los países latinoamericanos y caribeños y del bienestar de sus pueblos.

Tomado de RHC