Lun. Sep 23rd, 2019

Si tienes diabetes no te dejes atrapar por el síndrome del burnout o del “quemado”

Hay maneras de  probar que podrían ayudarte a superar, e incluso prevenir, las desagradables y siempre peligrosas manifestaciones del síndrome de burnout

Si tienes diabetes no te dejes atrapar por el síndrome del burnout o del “quemado”

Por: M.Sc. Dr. Alberto Quirantes Hernández *

El síndrome de burnout o del “quemado” comenzó a vincularse desde 1974 a la esfera laboral. Se refiere al desgaste profesional (occupational burnout). Es una respuesta prolongada de estrés en el organismo ante factores desestabilizadores, emocionales e interpersonales que se presentan en el trabajo, que incluye fatiga crónica, ineficacia y negación de lo ocurrido, con agotamiento emocional, la despersonalización y la reducida realización personal.

El síndrome de burnout en la diabetes

El burnout en la diabetes mellitus es una situación en la que un diabético se cansa de llevar el control de su enfermedad, y después simplemente la ignora durante un período de tiempo, o en algunos casos, lamentablemente para siempre.

Se ve con más frecuencia en la diabetes tipo 1. Algunos de estos pacientes lo han experimentado en determinado momento de sus vidas. Ellos no se encuentran deprimidos, ni son perezosos, pues de hecho prácticamente todos esos diabéticos, incluidos quienes se encuentran en la etapa del “burnout” desearían disfrutar de una larga y saludable existencia.

Los diabéticos en general y sobre todo los del tipo 1 saben que deben mantenerse alerta en relación con su enfermedad las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Y aunque desearían pasar una etapa de descanso de su padecimiento, esto nunca sucederá, por lo menos hasta que no se descubra la cura de la diabetes.

El burnout hace su aparición

En ocasiones para algunos diabéticos pueden sentir que su enfermedad llega a ser abrumadora y hay quienes, debido a su carácter, pueden sentirse desgastados debido a todo esfuerzo cotidiano para mantener controlada su enfermedad.  Aunque pudiera percibirse de manera diferente por cada persona  hay algunas manifestaciones comunes para todos.

Suelen manifestar sentimientos negativos  como notarse enojado o frustrado debido a la diabetes o que la enfermedad les controla, sentirse a solas con su padecimiento o evadir algunas o todas las acciones necesarias para el control de la diabetes y con mucha falta de motivación para cambiar este dañino comportamiento.

El síndrome de bournot se puede evitar

Quien tiene diabetes tipo 1 y se sientes desgastado y a punto de “quemarse”, debe conocer que hay posibilidades de evitarlo.

Hay maneras de  probar que podrían ayudarte a superar, e incluso prevenir, las desagradables y siempre peligrosas manifestaciones del síndrome de burnout.

Sucede que muchos con diabetes tipo 1 tienden a ser demasiado exigentes y rigurosos con sí mismos. Esperan mucho, tal vez demasiado, de ellas mismas, incluso en  momentos de sus vidas en que otros asuntos también requieren su atención.

En ningún aspecto de la vida es casi imposible hacerlo todo bien siempre. Hay momentos de cambios no favorables pero tan poco frecuentes o intensos que no afectan el bienestar en su conjunto. Y aunque aparentemente se haga todo bien, el nivel de azúcar en la sangre puede tener sus propios planes y no arrojar las cifras esperadas. Nada de desespero o abatimiento. Simplemente puede tratarse de un estado catarral infeccioso  que se está incubando y ni el propio paciente se ha percatado o de un disgusto pasajero.  Solo se trata de dar un margen prudencial. Si se espera la perfección todo el tiempo y realmente eso no sucede así, la persona extremadamente exigente se sienta derrotada. En estos casos se debe  ser flexible. Y sobre todo si se trata de un diabético, como deben ser todos, ordenados y con un permanente buen control metabólico.  Es correcto aspirar a la perfección, que no en todos los casos es posible de alcanzar, por eso es importante a veces ser flexible y no sentirse mal por cualquier resultado no esperado de carácter transitorio.

Es cierto que para mantener un buen control metabólico en la diabetes se requiere determinado esfuerzo y un orden en la vida. Pero para cumplir otras metas ambiciosas ¿no se necesita mucho más? El esfuerzo que requiere mantener un buen control permanente de la diabetes para algunos, puede parecer algo abrumador.

Pero en lugar de hacerle frente a esta gran tarea de una sola vez y de golpe, debe tratar de dividirla y de dar los pequeños pasos  que sí puedes llevar a cabo. Por ejemplo, hacer una dieta totalmente saludable desde los primeros momentos, puede no ser realista.  Sin embargo, como ese es uno de tus objetivos, identifica las cosas específicas que puedes hacer hoy para lograr llegar a alcanzar tu objetivo. Por ejemplo, con calma puedes buscar los sitios que venden pan integral y no desesperarte por no encontrarlo en la esquina de tu casa. Y el día que no encuentres en los mercados la fruta de tu preferencia, con calma esperar de nuevo su aparición. Al dar pequeños pasos puedes hacer que lograr tus metas parezca mucho más alcanzable.

Otro elemento para el burnout del diabético

Un gran factor de desesperanza es a veces sentirse solo e incomprendido en su vida con la diabetes. Pudiera convertirse en un serio factor de riesgo para el síndrome de burnout.

Encontrar apoyo sincero  hacer mucho más fácil vivir con ella. A veces, las personas que te rodean y que te quieren,  no se den cuenta qué tipo de apoyo es el que necesitas. Sé claro y sincero con estas personas sobre lo que te sería más útil y de qué forma pueden ayudarte y sobre lo que quieres que no hagan como es comer delante de ti alimentos que puedan perjudicar el buen control de tu enfermedad o fumar.

Otra importante  fuente de apoyo son otras personas con diabetes tipo 1 o tipo 2, por supuesto con una buena organización de sus vidas;  son útiles en ofrecerte orientaciones y consejos sobre tu enfermedad que tal vez desconocías. Reúnete con todos ellos en grupos creados al efecto o tu creas el tuyo.

Cuando una persona se siente desgastada por la diabetes tipo 1, que recuerde que no está sola en su enfermedad. Muchas que han sufrido ese desgaste han sido capaces de vivir una vida larga, feliz y saludable con diabetes tipo 1.

Pero no obstante, quien esté sufriendo el síndrome de burnout por la diabetes y en determinado momento se siente impotente frente a su enfermedad, le resultaría   importante conseguir apoyo de un profesional de salud mental que lo atienda en conjunto con el endocrinólogo o el clínico de asistencia.

* Master en Ciencias y Profesor Consultante

  Jefe del Servicio de Endocrinología

  Hospital Docente Dr. Salvador Allende

  La Habana – Cuba