Mie. Sep 18th, 2019

La proteína precursora de la vida

Identifican posible péptido primordial responsable, entre otras  funciones, de catalizar las reacciones químicas que condujeron a las primeras formas de vida en la Tierra

La proteína precursora de la vida

Por: Ángeles Muik

Los orígenes de la vida en nuestro planeta es el asunto principal, que trata la astrobiología, una ciencia que examina los umbrales de nuestra existencia, en su afán de conocer si es posible la vida, como actualmente se manifiesta en nuestro planeta, en otros astros y regiones siderales.

Científicos de la Universidad Estatal de New Jersey (EEUU),  han identificado una posible candidata a ser la primera proteína de la Tierra.

Esta molécula prima podría, también, ser la responsable de la catálisis, o sea acelerar reacciones químicas, un proceso fundamental para las células.

No se trata de una proteína compleja, con una estructura de entre cientos y miles de aminoácidos,  como las que forman parte de nuestro organismo y constituyen el resultado de millones de años de evolución.

Se supone que las primeras proteínas de la Tierra serían mucho más sencillas, formadas por un máximo de 10 a 20 aminoácidos.

En los finales de los años 80, del pasado siglo,  el químico alemán Günter Wächtershäuser  expuso la teoría de que la vida debió comenzar en el océano, concretamente en rocas marinas con alto contenido de hierro y azufre.

Wächtershäuser y otros científicos predijeron que las primeras proteínas se habrían unido a estos metales para servir así como catalizadores de las reacciones químicas que producen la vida.

La molécula en cuestión contiene tan solo dos tipos de aminoácidos  frente a los aproximadamente 20 que contienen las proteínas actuales-, es muy corto y podría haber surgido espontáneamente en la Tierra primitiva, si se daban las condiciones adecuadas.

Además, en el núcleo de este péptido existe un cúmulo de metales que se asemeja a la estructura y a la química del hierro y el azufre que abundaban en los océanos de aquella época.

Otra de las características más relevantes de esta proteína primigenia es que es capaz de cargarse y descargarse repetidamente, lo que le permite transportar electrones dentro de una célula.

Una capacidad de suma importancia si pensamos que esta pequeña molécula sería la base de las reacciones químicas que comenzaron a dibujar la vida.

Las proteínas actuales conocidas como ferrodoxinas hacen precisamente esto: transportan electrones alrededor de la célula para promover el metabolismo.

Un péptido primordial como este habría tenido una función similar en los orígenes de la vida. Estos segmentos proteicos podrían haber actuado en los umbrales de la vida moviendo electrones en los primeros ciclos metabólicos.

Los científicos estadounidenses también trabajan en otro proyecto denominado ENIGMA, cuyo objetivo principal es precisamente conocer cómo evolucionó la catálisis proteica en los inicios de la vida.

Con ayuda de simulaciones informáticas, los investigadores ya han diseccionado casi 10 mil proteínas y en enero de 2018 publicaron un trabajo, en la revista Journal of the American Chemical Society, en el cual describen cuatro estructuras químicas que pueden apilarse y formar así todas las proteínas que conforman el interior de todos los organismos vivos.

Este paquete proteico es llamado ‘Los LEGOS de la vida’. El pequeño péptido primordial ahora identificado podría ser el precursor de estos LEGOS de la vida, y el siguiente paso será simular los procesos por los que los primeros péptidos habrían articulado la química de la vida en sus orígenes.

Fuente: MuyInteresante.com