La diabetes mellitus en las mujeres

Las mujeres diabéticas deben estar pendientes de unas cuantas cosas más en comparación con los hombres con esta misma enfermedad

M.Sc. Dr. Alberto Quirantes Hernández *

Las enfermedades cardiacas, la complicación más común de la diabetes, son cuatro veces mayores para las mujeres diabéticas, pero solo dos veces más para los diabéticos. Las mujeres tienen peores consecuencias después de un infarto cardiaco. Ellas también tienen un riesgo mayor de tener otras complicaciones relacionadas con la diabetes, como ceguera, enfermedad renal o depresión. Por eso deben controlar su diabetes con esmero especial.

Infecciones femeninas y urinarias

Muchas mujeres contraerán una infección vaginal por hongos en algún momento, pero las mujeres con diabetes tienen un riesgo mayor, especialmente si sus niveles de azúcar en la sangre son altos por no encontrarse bien controladas.

Más de la mitad de las mujeres contraerán una infección urinaria en el transcurso de su vida, pero el riesgo puede ser más alto si usted tiene diabetes. Entre las causas están los niveles altos de azúcar en la sangre y la mala circulación de la sangre al reducir la capacidad del organismo para combatir las infecciones. Además, en algunas mujeres la vejiga no se vacía completamente debido a ciertas complicaciones de la diabetes, por lo cual se crea un medio perfecto para la multiplicación de las bacterias por el estancamiento de la orina.

Como forma de prevenir las infecciones por hongos y las infecciones urinarias mantenga el nivel de azúcar en la sangre lo más cerca posible de su rango normal. Como otras formas de prevenirlas, debe beber agua en abundancia, use ropa interior de algodón y orine con frecuencia en lugar de esperar a que la vejiga esté llena.

Diabetes, menstruación y sexo

Los cambios hormonales justo antes y durante el periodo menstrual pueden hacer que sea difícil predecir los niveles de azúcar en la sangre. Si usted es diabética y anota sus glicemias con regularidad en una libreta, puede notar un patrón con el pasar del tiempo o puede encontrar que cada periodo es diferente. Por eso en la etapa menstrual debe revisar el nivel de azúcar en la sangre con frecuencia y mantener un registro escrito de los resultados para ver si existe un patrón repetido en esta etapa.

No obstante hable con el médico acerca de este asunto y si es necesario ajustar dosis de medicamente durante los ciclos menstruales.

En las relaciones sexuales la diabetes puede reducir su interés en ellas y la capacidad para disfrutarlas. Para algunas mujeres, la sequedad vaginal puede hacer a las relaciones sexuales incómodas o incluso hasta dolorosas. Entre las causas pueden estar el daño en los nervios y la reducción en el flujo de sangre en esa zona, los medicamentos y los cambios hormonales, incluidos los cambios durante el embarazo o la menopausia.

Hable con su médico si tiene algún problema sexual. Puede informarla sobre sus opciones, que van desde el uso de lubricantes vaginales hasta la realización de ejercicios que pueden aumentar su respuesta sexual.

Los anticonceptivos en las diabéticas

En relación con los anticonceptivos, hay muchos tipos, entre ellos los dispositivos intrauterinos (DIU), los implantes, las inyecciones, las píldoras, etc. La elección del método adecuado dependerá de si usted tiene alguna otra afección, los medicamentos que toma y otros factores.

Debe consultar con el médico sobre todas las opciones de anticonceptivos y sobre los riesgos de cada uno de ellos. Continúe revisándose los niveles de azúcar en la sangre, mantenga un registro de los resultados y dígale al médico si los niveles suben con el empleo del anticonceptivo que esté utilizando.

Embarazo y parto

Si usted sabe que quiere tener un bebé, la planificación es muy importante. Una gestación no bien atendida puede traer riegos como preeclampsia dada por presión arterial elevada, parto por cesárea, aborto espontáneo o muerte fetal.

Un nivel alto de azúcar en la sangre durante el embarazo también puede aumentar la probabilidad de que su bebé nazca antes de tiempo o pese demasiado, lo que dificulta el parto o tenga problemas para respirar, o un nivel bajo de azúcar en la sangre justo después de nacer.

Debe colaborar al máximo con su equipo de atención médica en la consulta especializada de diabetes y embarazo para hacer que los niveles de azúcar en la sangre estén dentro de su rango normal y mantener sobre usted y el niño una constante vigilancia.

Durante el embarazo, la diabetes gestacional se puede presentar en las mujeres que no tenían diabetes. Cualquier mujer puede tenerla, pero algunas presentan un riesgo mayor, entre ellas quienes tienen sobrepeso u obesidad, sean mayores de 25 años o refieran antecedentes familiares de diabetes tipo 2. Un manejo cuidadoso y la asistencia a la consulta especializada es importante para garantizar embarazos y bebés sanos.

La diabetes gestacional, por lo general, desaparece después de que nace el bebé. Sin embargo, alrededor de la mitad de las mujeres con diabetes gestacional pudieran tener diabetes mellitus  tipo 2 más adelante. Es importante realizar control glicémico con los análisis indicados entre 4 y 12 semanas después del parto y seguir haciéndose la prueba cada 1 a 3 años para asegurarse de que los niveles de azúcar en la sangre estén dentro de lo normal.  Un programa de cambio hacia estilos de vida saludables y mantener un peso saludable sin adicciones tóxicas, previene o retrasa la prediabetes y la diabetes tipo 2 en las personas con riesgo.

Diabetes y menopausia

Después de la menopausia su cuerpo produce menos estrógeno, y ello  puede causar cambios bruscos en el nivel de azúcar en la sangre. Tal vez aumente de peso y pudiera incrementarse la necesidad de utilizar insulina u otros medicamentos para la diabetes. Los sofocos y los sudores nocturnos pueden alterar el sueño dificultando el manejo del nivel de azúcar en la sangre. En este tiempo también pueden aparecer problemas sexuales, como la sequedad vaginal o el daño en los nervios de la zona pélvica. Se debe preguntar al médico sobre cómo puede manejar los síntomas de la menopausia.

A veces tener niveles altos de azúcar en la sangre puede parecerle como algo difícil de entender. Pero los números de la pantalla del  glucómetro no son solo números. Mejor piense sobre ellos como información valiosa. ¿Hubo algún alimento o algún trastorno o actividad que hizo que aumentaran los niveles? Con esa información, usted puede hacer ajustes y acercarse a su rango normal en cuanto a las glicemias con más frecuencia, por supuesto siempre contando con el asesoramiento cercano de su médico.

* Master en Ciencias y Profesor Consultante

  Jefe del Servicio de Endocrinología

  Hospital Docente Dr. Salvador Allende

  La Habana – Cuba

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *