Un disco de honores

La primera década durante el pasado siglo tuvo entre sus grandes aportaciones a la música cubana la fundación del dúo Los Compadres en la oriental provincia de Santiago de Cuba

El septeto santiaguero celebró 20 años de trayectoria artística grabando este disco

Por: Ana Margarita Sánchez Soler  asanchez@enet.cu

La primera década durante el pasado siglo tuvo entre sus grandes aportaciones a la música cubana la fundación del dúo Los Compadres en la oriental provincia de Santiago de Cuba.

El paso del tiempo ha traído consigo nuevas vertientes musicales, sin embargo hay grandes de siempre que desafían con su obra al tiempo. El mítico dúo sonero que viera la luz en 1949 recibió los honores del Septeto Santiaguero con una álbum doble No quiero llanto que contiene éxitos popularizados por Lorenzo Hierrezuelo y Francisco Repilado, integrantes del dúo.

El septeto santiaguero celebró 20 años de trayectoria artística grabando este disco muy esperado desde que en 2014 se anunció la colaboración entre el septeto y José Alberto “El Canario”. El músico puertorriqueño, cuya voz se incluye en varios temas del fonograma, manifestó antes del lanzamiento su satisfacción al poder colaborar con una producción sonera. No quiero llanto incluye además guaracha, trova, changüí, guajira bolero y otros géneros.

En este disco se unieron un grupo de artistas cubanos y extranjeros. Otros artistas que participaron son Oscar D´ León, Aymée Nuviola, Tiburón Morales, Eliades Ochoa y agrupaciones como La Conga de Los Hoyos y Estrellas de la Charanga.

Esta placa nos aproxima no solo a un rico compendio de sonoridades, lo cual la convierte en verdadera joya musical, también es el reflejo de pasajes anecdóticos surgidos de las tradiciones locales en nuestra Isla, entre los temas que lo corroboran está Rita la caimana. La picardía y jocosidad presentes en las canciones hacen de este un material idóneo para bailar sus ritmos contagiosos sin ignorar las letras.

Fernando Dewar, director del septeto habanero junto a El Canario, sin dudas emprendieron una iniciativa que merece las palmas. Cada vez que uno de estos temas queda plasmado en discos se garantiza la perdurabilidad de valiosas tradiciones musicales.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *