Pueblo brasileño acompaña a Lula da Silva en prisión

Miles de personas acampan a metros de la cárcel en Curitiba

Las movilizaciones responden a la organización de una estrategia diseñada “para que Lula sepa que estamos con él”.

Por: Mariela Pérez Valenzuela

El Partido de los Trabajadores de Brasil (PT) y decenas de organizaciones populares mantienen de manera permanente una jornada nacional de movilización en apoyo al encarcelado ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva, confirmado como candidato del izquierdista Partido de los Trabajadores a ese cargo en las próximas elecciones de octubre.

Diez gobernadores del Noreste brasileño, región donde nació Lula da Silva, fueron impedidos esta semana de visitar al ex Mandatario en el recinto de la Policía Federal de Curitiba, donde está preso el popular político, de 72 años, sometido a un fraudulento proceso judicial en el cual la parte acusatoria no ha podido presentar pruebas concretas.

Hasta la capital del estado de Paraná viajaron para entrevistarse con el ex Mandatario Tiao Viana (Acre), Rui Costa (Bahía), Camilo Santana (Ceará), Fernando Pimentel (Minas Gerais) y Wellington Dias (Piauí), Flávio Dino (Maranhao), Renan Filho (Alagoas), Jackson Barreto (Sergipe) y Paulo Cámara (Pernambuco), indicó el boletín número 10 del Comité Popular en defensa de Lula y de la democracia.

La negativa fue ordenada por el juez federal Sergio Moro, con Tribunal en Curitiba y quien es considerado el títere usado por la derecha brasileña para acusar de manera fraudulenta al ex Dignatario de un supuesto soborno durante su mandato y condenarlo, mientras permanecen libres connotados corruptos del actual gobierno, incluido el presidente de facto, Michel Temer, un indicado corrupto.

Moro afirmó que Lula permanece en la Superintendencia de la Policía Federal desde el pasado día 7, cuando de manera sorpresiva él mismo lo mandó a detener, quebrando el orden constitucional.

También precisó que está recluido en una sala especial ¨en razón de la dignidad del cargo ocupado¨, lo cual fue desmentido por el Diario del Centro del Mundo (DCM), el cual aseguró que está en una de las celdas llamada ¨solitaria, hecha ¨para maltratar a las personas¨, según una fuente policial.

Un periodista de DCM informó que ¨allí todo es precario, está aislada del resto del edificio, en un cuarto piso a donde no llega el elevador¨, según le advirtió un policía de la Superintendencia en tono de confiabilidad, temiendo el peligro de un silencioso atentado contra el prisionero.

El diario digital Brasil 247 corroboró los hechos mediante su columnista Paulo Moreira Leite, quien precisó que desde su llegada a Curitiba ¨Lula fue privado del indispensable convivio con otros prisioneros, posiblemente el elemento más importante para asegurar alguna estabilidad intelectual y emocional a toda persona encarcelada¨.

Moreira Leite refirió que las ¨solitarias¨ solo se usan como norma para castigar delitos cometidos en el interior de las cárceles, y el confinamiento es entre 10 y 30 días, pero ¨la de Lula ya estaba reservada antes de su llegada a Curitiba¨.

 

Vigilia permanente del pueblo

 

Son notables los mensajes de solidaridad llegados a Brasil desde distintas partes del mundo con el político que implantó un democrático sistema –quebrado por la derecha en 2016- en el que los brasileños pobres tuvieron por primera vez oportunidades de salud, estudio, trabajo y vivienda digna.

“Hay mucha tristeza en todo el país, ayer (el pasado sábado) estábamos reunidos con unos 30 científicos sociales, teólogos, pedagogos, cuando veíamos a Lula siendo llevado con el coche hasta el helicóptero y de ahí al avión rumbo a la prisión. Todos lloraban porque no entendían cómo una nación puede condenar a alguien que ha hecho tanto bien a las clases abandonadas, que ha sacado a 36 millones del hambre, le ha dado luz eléctrica, casa, derechos, dignidad”, contó el teólogo y filósofo Leonardo Boff.

La congoja duró poco tiempo para la gente pobre de Brasil, movilizado y alerta.

Joao Pedro Stedile, uno de los más prestigiosos líderes del campesinado brasileño y fundador del Movimiento de los Trabajadores Sin Tierra (MST), confirmó a la prensa que el pasado día 11 en los 27 estados del país hubo grandes manifestaciones al ex obrero metalúrgico.

El MST, uno de los más prestigiosos grupos que enfrentan a la derechista oligarquía rural, es uno de los encargados de asegurar la estructura necesaria para la permanencia del campamento paranaense por todo el tiempo que sea necesario, al igual que harán en los que ya se organizan en Brasilia, la capital federal, y Río de Janeiro.

El dirigente del PT Luiz Marinho dijo al periódico Brasil de Fato que las movilizaciones responden a la organización de una estrategia diseñada para que el campamento de Curitiba se mantenga el tiempo que sea necesario “para que Lula sepa que estamos con él”.

 

El juez Moro y la derecha brasileña

Lula da Silva fue obligado de manera sorpresiva a ingresar en la cárcel de Curitiba, estado de Paraná, como supuesto final del proceso iniciado por el juez Moro, principal investigador de la corrupción Lava jato (Limpia carro) en la estatal Petrobrás.

Moro lo condenó sin pruebas en primera instancia tras vincularlo a un soborno de la constructora OAS que, según el sumario del caso, le entregó un apartamento de lujo en la playa paulista de Guarujá.

Ese inmueble, que nunca fue usado ni por el ex mandatario ni sus familiares, aparece a nombre de la constructora OAS y ya fue subastado, pero aun así Moro, quien forma parte del complot judicial para evitar la nueva candidatura de Lula a la presidencia, lo sancionó a ocho años y un mes de prisión. La condena fue confirmada en segunda instancia por el Tribunal Regional Federal de la Cuarta Región, TRF-4, en Curitiba, de donde procede el juez.

A tono con un proceso espurio manejado por el gobierno de Estados Unidos y su títere Michel Temer, los magistrados paranenses no solo confirmaron la sentencia, sino que la aumentaron a 12 años y un mes de encarcelamiento.

Llevado el caso al Supremo Tribunal Federal (STF), en una votación de 6-5 le fue negado el Habeas Corpus al fundador del PT, y de inmediato, violando la Constitución Nacional, Moro lo mandó a encarcelar.

La prisión de Lula impediría su casi segura ascensión a un tercer mandato gubernamental, según indican las encuestas preliminares de la liza de octubre próximo, aunque el PT insiste en que será su postulado de cara a las elecciones de octubre próximo.

 

Lula acompañado de su pueblo

Primero en el Sindicato de Trabajadores Metalúrgicos en Sao Bernardo do Campo, en Sao Paulo, y luego a pocos metros de la celda donde se encuentra, miles de personas acompañan a su considerado líder natural, bajo cuyo gobierno de dos mandatos impulsó programas sociales para los más vulnerables que cambió la vida a millones de ciudadanos.

En el campamento habilitado muy cerca del recinto de la Policía Federal de Curitiba, con carpas y avituallamiento necesarios, miembros del Frente Brasil Popular, integrado por movimientos de distintos sectores, plantearon la posibilidad de un paro nacional el próximo martes, y un día después, el 18, un gran acto en Curitiba con la presencia de juristas y personalidades internacionales.

Mientras, en una medición de fuerzas entre la verdad y la oposición de la jurisprudencia que complace a los grandes capitales brasileños, los abogados defensores del político bajo cuyo gobierno cuatro millones de personas pobres recibieron una vivienda digna, presentarán dos nuevos recursos ante el STF para intentar revertir la prisión de Lula, considerado un preso político y no un delincuente común como intenta presentarlo la derecha.

Cristiano Zanin Martins, uno de los letrados de la defensa, anunció en un video en las redes sociales que visitó al detenido ex Mandatario y lo encontró en buen estado de salud, y, afirmó, ¨leyendo bastante¨.

Él se considera un preso político, afirmó, pero confía en que la justicia pueda revertir en breve no solo esta orden de prisión, sino también la propia condena que le fue impuesta de una forma injusta e ilegal.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *