Vie. Oct 18th, 2019

Órganos de Justicia Laboral de Base, esenciales para el fortalecimiento de la disciplina

Órganos de Justicia Laboral (OJL) es de vital importancia para el fortalecimiento de la disciplina laboral y

Desde mediados de febrero y hasta el 30 de junio, el movimiento sindical cubano lleva a cabo un proceso de renovación o ratificación de quienes integran ese sistema de impartición de justicia

Por: Carlos Heredia Reyes

El perfeccionamiento de la actuación de los Órganos de Justicia Laboral (OJL) es de vital importancia para el fortalecimiento de la disciplina laboral y la realización de los derechos de los trabajadores contenidos en la legislación cubana.

Desde mediados de febrero y hasta el 30 de junio, el movimiento sindical lleva a cabo un proceso de renovación o ratificación de quienes integran ese sistema de impartición de justicia en las entidades de producción y servicios, que quedará conformado por: un representante de los trabajadores, uno de la administración y un dirigente sindical.

Los OJL existen desde 1992 y constituyen el órgano primario  y obligado en la solución de los conflictos de trabajo, pues permite que en los propios colectivos laborales se atiendan y resuelvan la inmensa mayoría de los litigios originados por las decisiones adoptadas por los empleadores.

De acuerdo con el Reglamento del Código de Trabajo, aprobado mediante el Decreto No. 326 de 12 de junio de 2014, sus miembros se eligen o designan por un período de dos años y medio, y les corresponde impartir justicia y no conciliar a priori los criterios o intereses de las partes del conflicto.

Es un órgano prejudicial pues resuelve las reclamaciones de los trabajadores como requisito previo y obligatorio para utilizar la vía judicial en los casos legalmente establecidos, por lo tanto, no actúa como comisión de disciplina del centro, ni como órgano conciliador.

Son instancia primaria  y definitiva para un conjunto de medidas disciplinarias y primaria solamente para aquellas medidas que modifiquen el estatus laboral del trabajador y los conflictos por otros derechos, como afirma en su artículo El sistema de justicia laboral cubano – Apuntes y reflexiones, el Decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas, Fernando de Jesús Echerri Ferrandiz, especialista en Asesoría Jurídica.

De manera que le competen conocer los conflictos individuales referidos a inconformidades de los trabajadores con las medidas disciplinarias aplicadas por las autoridades de las entidades, excepto la separación del sector o actividad.

También los OJL deben actuar ante la inobservancia de la legislación vigente en cuanto a contratación, retribución salarial, pago de subsidio por enfermedad y accidente, vacaciones anuales pagadas, tiempo de trabajo y descanso y otros derechos de trabajo establecidos en la legislación; y por inconformidad con la promoción a iniciativa del empleador del expediente de pensión por edad y con el derecho a la reubicación y la modificación del puesto de trabajo para adaptarlo a las limitaciones del trabajador en la invalidez parcial.  

Otros momentos en que se precisa de su protagonismo es en los casos de litigios de licencia y pago de las prestaciones económica y social por maternidad de la trabajadora, licencias retribuidas o no de conformidad con lo establecido en la legislación vigente; y reclamaciones sobre los derechos laborales de trabajadores que se encuentren desvinculados de la entidad de que se trate, cuando son presentadas dentro del término de hasta 180 días naturales posteriores a aquel en que se haya producido la supuesta violación de sus derechos.

Los OJL se constituyen en las entidades que cuentan con 50 o más trabajadores, en consulta con la organización sindical a ese nivel, teniendo en cuenta la cantidad de trabajadores promedio, turnos de trabajo y la ubicación territorial de las estructuras organizativas en el municipio.

Cuando en un municipio existen centros de trabajo con menos de 50 trabajadores que dependen de una misma entidad, se puede constituir entre ellos un órgano territorial.

Los directores de Trabajo controlan la constitución y capacitación de los órganos de Justicia Laboral, de conjunto con la organización sindical a su nivel y los directores de las entidades.

Las direcciones de Trabajo provinciales y municipales no son una instancia de solución de conflictos, ni legalmente pueden hacer depender la solución de cualquier reclamación de su acción, por lo que las quejas que se presenten por la actuación del órgano, deben tramitarlas y adoptar las decisiones oportunas para su rápida solución.

En los casos en que no exista un OJL donde el trabajador pueda presentar su reclamación o el que le corresponde está incompleto o desintegrado, la Dirección de Trabajo designa otro órgano previa coordinación con el mismo, para evitar que el trabajador haga trámites innecesarios y se dilaten o incumplan los términos.

Según el artículo 174 del Código de Trabajo, las decisiones de los órganos encargados de la solución de conflictos de trabajo son de obligatorio cumplimiento para las partes. También se establece que los órganos no pueden adoptar decisiones que impliquen violación de la legalidad, renuncia o modificación de los derechos reconocidos a favor de los trabajadores.

Recientemente Gisela Duarte Vázquez, miembro del secretariado nacional de la Central de Trabajadores de Cuba, (CTC) que atiende los asuntos laborales y sociales, dijo que al culminar el actual proceso de renovación o ratificación de los OJL es necesario que cada trabajador conozca a dónde tiene que dirigirse en caso de una reclamación de derecho o de disciplina.