Volver

La mujer y los ecos de su existencia(+Audio)

El transcurso del tiempo y el paso a una sociedad menos convencional y conservadora, impone la búsqueda de nuevas lógicas en el pensar de “ciertas actuaciones humanas”

La realizadora Lourdes de los Santos habla en la Revista Novedades de los imaginarios posibles en la mujer

Por: Francisco Delgado

El transcurso del tiempo y el paso a una sociedad menos convencional y conservadora, impone la búsqueda de nuevas lógicas en el pensar de “ciertas actuaciones humanas”, respecto a la voz y el protagonismo de la mujer en pleno siglo XXI.

A merced de la celebración cada 8 de marzo del día internacional de la mujer en los tantos espacios de la geografía universal, falta una suerte de dosis moral por la llamada “equidad de género” que busca trascender como concepto cultural, más allá de la significación de los escenarios públicos.

Y no es que, la mujer no sea amada en una parte literal de su existencia, pero es evidente que aún subyace en la familia y hasta en las relaciones de pareja, múltiples esquemas de lo que denominó “domesticación” del más puro estilo patriarcal.

Huella de esa mentalidad está en las continuas denuncias de los actos de violencia física o acoso sexual que son archivados anualmente en las instituciones que prestan un servicio público en naciones con avanzado “desarrollo social”, sin el debido seguimiento y en otros casos, sin la respuesta oportuna por la imposición de una ideología “machista”.

Lo que importa, es entender el alcance de las políticas sociales y el derecho que ellas emiten cuando se habla de la palabra: mujer en la mayor expresión de su imaginario colectivo y simbólico.

Un vocablo que nos convoca a la movilización de la conciencia y a la participación ciudadana, porque es allí donde pueden hallarse los mayores recursos para el aprendizaje de la vida y a la vez para la más deseada calidez de humanismo, en tiempos de tanta globalización y liberalismo mercantil.

La lucha por la reivindicación de ese lugar íntimo de la mujer en su realización espiritual e individual, debe estar privilegiado por la protección, el liderazgo y la tan necesaria tolerancia. Esta última asumida como una “verdad” y no como una expresión de la intoxicada “deformación moral”.

Vista dicha dimensión en los quijotes de las tantas musas de la inspiración contemporánea que provocan a las más metafóricas escrituras en tiempos de presente y futuro. Desafiantes delirios que terminan con la interrogante de ¿Quiénes somos?

Sea este un pretexto más para que la mujer pueda transformar su rostro, en pasión y alegría, en colores por la vida y en más sentido por la creación y la paz espiritual.

Lecturas de la vida común, como las contadas a través de este audio, anexo al trabajo nos enseñan que siempre existe un camino, aún sea difícil su decisión y posterior su aceptación.

Digo esto porque el amor debe ser descubierto paso a paso, sin salvajes premuras, acompañado de la poesía y del necesario desnudo de “nuestras almas”.

Una filosofía que defiende desde su espacio de concertación, la realizadora Lourdes de los Santos, cuando nos repasa a través de su memoria el  significado de la palabra mujer en este audio, a expensas de las letras de cualquier homenaje dictado por un papel. 

Pensemos entonces, en la mujer como protagonista de sus actos posibles, sin distancias y disparidades. Solo así podrá ser ella misma y no otro, el dueño de su destino.

Publicado: marzo 8, 2018 por Vanessa Alfonso No hay Comentarios

Escriba su comentario