Volver

 Costa Rica en elecciones presidenciales próximo domingo

Elecciones en Costa Rica

Son 13 candidatos a la silla del jefe de gobierno

Por: Mariela Pérez Valenzuela

El próximo domingo 4, más de 13 millones de costarricenses están convocados a elecciones presidenciales y legislativas para el período 2018-2022, en un clima de inseguridad y discrepancias políticas.

La presidencia tica está ocupada ahora por Luis Guillermo Solís, del Partido Acción Ciudadana (PAC), cuyo gobierno se vio envuelto en un escándalo de corrupción cuando miembros de los tres poderes (Ejecutivo, Legislativo y Judicial) aparecieron en un esquema de sobornos.

Distintas encuestadoras de la nación centroamericana indican que pudieron identificar en los últimos 15 días del pasado enero a un 30% de ciudadanos que se abstendrán de acudir a las urnas, mientras otro 36% se dijo indeciso sobre un postulado preferido.

Ello permite predecir que ninguno de los cuatro aspirantes con mayores posibilidades llegará al 40% en primera vuelta, lo que, si ocurriera, lo convertiría en el nuevo mandatario del país centroamericano.

Además de la presidencia, la jornada comicial prevé la selección de los 57 miembros de la Asamblea Legislativa para el nuevo período cuatrianual. El nivel de abstención para este acápite de los comicios llega a un 59 por ciento.

Según las firmas dedicadas a medir el termómetro electoral, solo cuatro aspirantes tienen posibilidades de pasar al balotaje previsto para abril próximo.

Ellos son Fabricio Alvarado Muñoz, de la derecha cristina, por el Partido de Restauración Nacional (17%), con el respaldo de la Iglesia Evangélica; Juan Diego Castro, del Partido Integración Nacional (PIN), considerado un populista de derecha (16%), Antonio Álvarez Desanti, del Partido Liberación Nacional, primera fuerza política de oposición a Solís, cuya bandera posee mayoría en la Asamblea Legislativa (11%).

Situado en el tercer lugar aparece Rodolfo Piza Rocafort, del Partido Unidad Social Cristiana. Esa organización política sufrió el descalabro de que dos de sus ex presidentes fueran acusados de enriquecimiento ilícito y corrupción. Piza tiene un 11% de posibilidades.

En el último puesto está Carlos Alvarado, del oficialista PAC, un socialdemócrata que con un 6% de apoyo tiene pocas chances de pasar a segunda vuelta debido al incumplimiento de los planes de campaña del actual Mandatario, en el cual no confían los electores.

Es casi seguro que, con estas previsiones, ninguno de los presuntos cuatro finalistas ganará en la primera vuelta, aunque en política nada está dicho hasta que se concluyan los escrutinios.

De acuerdo con analistas, no hay un programa en la campaña de los aspirantes que tienda a eliminar los graves problemas que aquejan a la sociedad tica, como la pobreza, agudizada por el sistema neoliberal imperante, inseguridad ciudadana, corrupción, desigualdad en las políticas públicas, y discriminación racial y de género.

Una agencia especializada de Naciones Unidas realizó el pasado año un estudio en 98 países a nivel mundial en materia de desigualdad, y Costa Rica ocupó el lugar 86, lo que verifica la desfavorable situación de la ciudadanía en ese país de Centroamérica.

Otros agravantes de la situación interna son el desempleo que afecta al 9,4% de la población, en especial a mujeres y jóvenes capacitados.

La inseguridad ciudadana –el gobierno afirma que es por falta de policías- es una de las más altas de la región. El pasado año las cifras arrojaron una tasa de homicidios de 12,1 por cada 100 mil habitantes, en ocasiones por riñas entre bandas de narcotraficantes, robos, y asesinatos selectivos.

El descubrimiento del esquema de corrupción llamada el cementazo por tratarse de tránsito de influencias entre políticos y una firma constructora a cargo de Juan Carlos Bolaños, es otro de los motivos del abstencionismo y la indecisión de los electores.

En las últimas semanas, la decisión de la CIDH de permitir en esa nación el matrimonio entre personas del mismo sexo convirtió la campaña electoral en un análisis de supuesta ética religiosa y conservadurismo entre los candidatos, ya que la sociedad costarricense es machista y discriminatoria.

La discusión dio paso a criterios tan histéricos como el del evangélico Alvarado Muñoz, quien dijo que si esa regulación se aplicaba, Costa Rica se retiraría de la CIDH, ya que, dijo, quiere destruir las familias tradicionales.

Hay que esperar este próximo domingo para conocer los resultados del escrutinio, ya que dadas las actuales circunstancias previstas por las encuestadoras, muchas veces engañosas, los dos aspirantes más votados tendrán que verse las caras de nuevo dentro de tres meses.

 

 

Publicado: febrero 2, 2018 por Vanessa Alfonso No hay Comentarios

Escriba su comentario