Vie. Oct 18th, 2019

De Rita una Virgen

Desde una intersección muy populosa la Virgen puede contemplar a muchos transeúntes que circulan.

Pasar frente a ella es el comienzo de una próspera travesía, de Rita Longa hay muchas piezas para elegir, habrá quien como yo escoja a su Virgen con velo

Por: Ana Margarita Sánchez Soler  asanchez@enet.cu

 Hay zonas de esta ciudad maravilla del mundo moderno, privilegiadas por su arquitectura. La Habana Vieja, por ejemplo, cuenta con diseños muy llamativos en plazas, edificios, parques o conjuntos escultóricos.

Es muy probable que a un individuo foráneo se le vea desandar con especial atención el Centro Histórico de la ciudad. Sin embargo, otras muchísimas zonas gozan la suerte de alguna que otra pieza escultórica que pudiera padecer la ignorancia de nuestros ojos.

No por habitual debe tornarse aburrido lo bello. A veces la cotidianeidad y los andares presurosos convierten en silencio lo que podría ser una hermosa sinfonía. ¿Alguna vez usted ha imaginado a la Virgen del camino acompañada por ciertas melodías? Tal vez sí o probablemente no. Lo significativo es, a fin de cuentas, que cada quien haga suyos los atractivos del espacio que habita.

La Virgen del camino es una pieza de la escultora Rita Longa. Data de 1945, año en que fuera culminada. Desde entonces ocupa la glorieta en ese parque donde se cruzan las vías de Güines y Guanabacoa.

La escultura indica el camino, los cursos a seguir, los senderos apropiados. El tiempo ha querido regalarle fábulas y anécdotas de quienes creen haber encontrado su rumbo gracias a ella. La pieza es parte del imaginario popular.

Desde una intersección muy populosa la Virgen puede contemplar a muchos transeúntes que circulan. Algunos andan conscientes de llevar en sus cuerpos la mirada poderosa de la mujer estatua.

El cardenal Manuel Arteaga Betancourt la coronó como “madre protectora del viajero peregrino”. El bronce que la constituye habrá de haber escuchado palabras de muchos bohemios en busca de buena suerte para su curso.

 Entre las manos lleva la rosa de los vientos como indicación hacia todos los caminos de la vida. Pasar frente a ella es el comienzo de una próspera travesía. De Rita Longa hay muchas piezas para elegir. Habrá quien como yo escoja a su Virgen con velo.