Volver

El humanismo de la Revolución se legitima en la Salud Pública

A propósito de este 3 de diciembre, Día Internacional de la Medicina Latinoamericana, la nación cubana muestra al mundo cuánto de su historia y humanismo ha servido para salvar a personas inocentes

Equipo Multidisciplinario del Hospital Pediátrico Marfan Borras en la Consulta de Rehabilitación del Programa de Implante Cloquear

Por:  Francisco Delgado

A propósito de este 3 de diciembre, Día Internacional de la Medicina Latinoamericana, la nación cubana muestra al mundo cuánto de su historia y humanismo ha servido para salvar a personas inocentes. Niñas y niños que sufren en silencio, la persistencia de una enfermedad severa, que muchas veces les roba el sentido a la esperanza y la posibilidad de comunicarse.

Una razón para el equipo multidisciplinario de especialistas en varias ramas de la medicina, enfermeras y técnicos del Hospital Pediátrico Marfán-Borrás que día a día desde horas bien tempranas y hasta la madrugada, se empeñan en devolver a sus pacientes infantes, la alegría de una sonrisa a la vida. 

Constancia y dedicación del programa “Implante Cloquear”, el cual cumple el próximo 4 de diciembre 20 años de creado, gracias al empuje y el valor de médicos-profesores como el Dr. Pedro Francisco Llerena Fernández, fundador del programa, quien confiesa deberle “todos los derechos y la mayor complicidad a sus jornadas científicas y de rehabilitación”, al líder de la Revolución Cubana, Comadante en Jefe Fidel Castro Ruz.

Dr Pedro Francisco Llerena Fernández Fundador del Programa del Implante Cloquear

El galeno, ya a sus más de 70 años, con canas y una juventud platónica describe con sonrisas y añoranzas lo que significa esta conquista en la Salud Pública y dijo: “es uno de los programas nacionales más humanistas, que hasta la fecha ha logrado mejorar la calidad de vida, en especial, la comunicación, a más de 430 pacientes ciegos, sordos y en otras categorías, residentes en varias provincias del país, incluida la capital”.

“Algo verdaderamente quimérico para naciones del primer mundo, debido al costo del tratamiento y la cantidad de especialistas que intervienen tanto en las cirugías como en el proceso de rehabilitación”, aseguró y afirmó,“en Cuba, la salud es gratuita y sin privilegios sociales”.

En la consulta pequeña, pero acogedora, los protagonistas de esta hazaña se declaran felices y realizados en la profesión. Aprecian los saldos cualitativos de sus pacientes en la realización de actividades independientes a sus padres, que de forma cotidiana ejecutan en sus hogares y escuelas. Como las de la foto, que iluminan “el deseo de un grito de felicidad”.

Padres que asisten a la Consulta de Rehabilitación con su niña

Para otras madres como la joven Yailen Fabelo y su hija de 11 años Ana Bárbara, que cursa el 5to grado, la sorpresa mayor fue cuando pronunció la palabra “aguacate”, apenas un día posterior a la intervención quirúrgica. Hoy todavía se pregunta cómo fue posible que se preocupara por la existencia de esta simple “avidez”.  

La joven mamá de 30 años Yailen Fabelo le da gracias a los médicos por devolverle la esperanza y la de su hija de 11 años Ana Barbára Castillo

Lucía Romero y su hija Karla Bosquet, inquieta y preocupada por hablar, regaló de su voz, una poesía de José Martí al resto de los niños. Ella se muestra feliz porque ha descubierto cuánto puede hacer junto a sus amigos y familiares.

Lucia Romero acompaña a su hija Karla Bosquet de 8 años a la Consulta

Mientras su madre, un tanto cohibida y penosa, revela sentirse “deudora” del bienestar de su hija, gracias a la bondad y la sencillez de tantos médicos. Se refirió a la logopeda y pediatra Beatriz Bermejo, cuya personalidad es para muchos de sus colaboradores de trabajo, “el alma de la terapia de estos chicos”.

Muchos son los nombres de otros autores de la noble hazaña del Hospital Pediátrico “Marfán-Borrás”, algunos en el anonimato, pero con muchas sorpresas en sus miradas. Así como las advertidas por este periodista, en la consulta médica del centro cuando celebran “20 años del programa Implante Cloquear” que, al parafrasear a Gardel,  parecen burlar el tiempo y los retos de la ciencia contemporánea.

Pacientes celebran 20 años del Programa del Implante Cloquear en el Hospital Pediátrico Marfan Borrás

Razón para agradecer a la enfermera Jesii Martín García, Dra. Sandra Bermejo, especialista en Otorrino y Jefa de Servicios de Otocirugía e Implante Cloquear, Dra. Irina Aloma Ichazo, Dra. Idania Valdés Amable, especialista en Rehabilitación, Dr. Manuel Enrique Pérez y Dr. Alexey Leyva, director de la institución médica, entre otros. Ellos estarán honrando al pensamiento de Fidel, cuando este lunes 4 de diciembre asistan al Cementerio Santa Efigenia, de Santiago de Cuba y dediquen una jornada científica a sus más nobles ideales.

El humanismo de la Revolución se expresa en el Sistema de la Salud Pública, como una de las políticas sociales que más aporta en el bienestar y el desarrollo de la existencia de los cubanos, a merced de las carencias materiales impuestas por el bloqueo de los Estados Unidos.

 

 

 

Publicado: diciembre 3, 2017 por Vanessa Alfonso No hay Comentarios

Escriba su comentario