La eterna novia del romance, la novia del filing… (+Video)

… La gran Omara. Y hay en cada uno de esos calificativos tanta verdad que nadie se atrevería a rebatirlos

Escrito por Ana Margarita Sánchez Soler 

asanchez@enet.cu

Le llaman La novia del filing, La diva de Cuba, La gran Omara, y hay en cada uno de esos calificativos tanta verdad que nadie se atrevería a rebatirlos.

Pero antes de ser diva fue la voz que reveló para muchos Veinte años. Descubrir una canción puede convertirse en instante perdurable por toda la vida o en un momento que no ponga en nuestro cuerpo penas ni glorias. Cuestión azarosa la de encontrar el tono más bello, la inflexión precisa, el sentimiento mejor sentido. Aún no sabemos si la casualidad obró a nuestro favor, pero la vida quiso que guardáramos eternamente aquella hermosa habanera con el sello de Omara Portuondo.  

Hay que pensar en Las D’ Aida, en el Buena Vista Social Club, en sus uniones sobre la escena con Ibrahim Ferrer. Tenemos que cerrar los ojos y dibujar en la memoria aquellas cantantes que hacían de un recuerdo el motivo para cuatro voces. Tenemos que sentir la nostalgia que embarga a Omara cuando interpreta Amigas recreando los estilos vocales y ademanes de sus compañeras.


Omara se regodea en los tiempos que repletaron su vida de filing. Sus evocaciones son también las nuestras y las de los que encontraron en la diva la razón para aferrarse a un género.

El sentimiento de la Portuondo nace en lo recóndito de las entrañas. De allí emana el dolor, la pena, la angustia, el amor, la euforia. Un amasijo de emociones entremezcladas brota de ella para irrumpir en cualquier espacio y dar cobijas con la calidez de la canción, Lágrimas negras o Añorado encuentro o quizás Gracias.


Los dones de Omara no van solo en la garganta, lleva consigo el atractivo de un carisma que resulta en travesura. Prefiere sorprender jocosamente como una niña inquieta que lleva bajo el turbante la broma que obliga a la ovación. Con gusto aplaudimos porque nada podría negársele a esta mujer que lleva a Cuba toda en sí misma.

Certero fue sin dudas el título de su álbum Magia negra porque La diva de Cuba expande toda clase de hechizos cuando regala su pasión por la música. Ella sabe cómo sumirnos en un embeleso, arrancarnos el pensamiento más íntimo y devolvérnoslo convertido en canción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *