Dom. Ago 25th, 2019

Chavismo fortalecido

El PSUV ganó 18 de las 23 gobernaciones en Venezuela

En este escenario de fortalecimiento del chavismo, ante Venezuela se presenta un escenario de mayor seguridad para trabajar en los planes económicos.
En este escenario de fortalecimiento del chavismo, ante Venezuela se presenta un escenario de mayor seguridad para trabajar en los planes económicos.

Por: Mariela Pérez Valenzuela

El resultado de las elecciones regionales para elegir los 23 gobernadores estaduales -18 de ellos en manos revolucionarias- dejó varias lecturas y, quizás la más importante, la fortaleza del chavismo en medio de las adversas condiciones creadas por la derecha internacional para derrocar al gobierno.

El oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) alcanzó el pasado domingo una incuestionable mayoría en estos comicios en los que participaron más de 11 millones de ciudadanos, o sea, el 61,4% de los convocados, la mayor cifra conocida para este nivel electoral en la historia republicana.

Aún cuando ganó cinco gobernaciones, cuatro de ellas por el partido Acción Democrática, del opositor Henry Ramos Allup, la perspectiva política de la derecha venezolana y sus dirigentes de Estados Unidos debía ser ahora diferente a la de la semana pasada, cuando cantaron una victoria anticipada y reproducida en los medios hegemónicos que ahora aseguran hubo fraude.

Envueltos en la mentira fabricada por ellos mismos, hay indicios de que, a pesar de la derrota aplastante, algunos voceros del conservadurismo regional, como el mandatario colombiano Juan Manuel Santos piden elecciones presidenciales inmediatas, olvidando que ya están marcadas para el próximo año, al igual que las municipales para alcaldías.

Otros se dijeron “sorprendidos” por la derrota de los contrarrevolucionarios, como la Alta Representante para la Política Exteriores de la Unión Europea, Federica Mogherini, con lo que evidenció su ignorancia sobre ese país sancionado por el bloque que ella representa.

La gritería de la oposición venezolana y sus acólitos internacionales se mantendrá algunos días, a pesar de que conocen la inutilidad de proclamar un fraude en resultados, ya que está demostrado que el sistema electoral venezolano está blindado por las diferentes pruebas de comprobación antes, durante y después de las votaciones.

Además, más de mil nacionales y 50 expertos en el tema acompañaron los comicios en los 23 estados y consideraron unos y otros, al final, que una acción fraudulenta era imposible, además de reconocer la tranquilidad que primó en los territorios y la alta afluencia de público desde horas tempranas.

Es en este contexto que el presidente Nicolás Maduro, en conferencia de prensa internacional este martes, convidó una vez más a los dirigentes de las diezmadas agrupaciones conservadoras a sentarse en una mesa de diálogo, ya que se saben perdedores de antemano en cualquier liza electoral.

La mayor dificultad para los conservadores es que para concretar cualquier acercamiento deben tener el permiso de su principal sustentador financiero y el más interesado en mantener una crisis de estabilidad: Estados Unidos, un usurero que desea apoderarse del petróleo y el oro venezolano a cualquier costo.

Aunque Maduro informó sobre la conformidad de Ramos Allup y de Leopoldo López en el establecimiento de conversaciones, es muy probable una marcha atrás si Donald Trump se los ordena, ya que hace pocos días el jefe de la Casa Blanca impuso nuevas sanciones a Caracas y amenazó con un ataque bélico si se celebraban estas elecciones regionales.

Otra lectura es que las agrupaciones conservadoras ejerzan presiones para  volver a las calles, pero en esta oportunidad las autoridades ya avisaron que adoptaran medidas de rigor para evitar una victima más en las acciones violentas, que entre abril y julio pasado dejaron más de 120 fallecidos.

Es un hecho que por la vía electoral les será imposible tomar el gobierno el próximo año porque carecen de un líder convincente y porque con su actitud violenta y de sometimiento a Estados Unidos perdieron seguidores hasta en la porción opositora del pueblo que desea ante todo la paz.

En este escenario de fortalecimiento del chavismo, ante Venezuela se presenta un escenario de mayor seguridad para trabajar en los planes económicos que pretenden dejar atrás la dependencia rentista del petróleo, a bajos precios, y uno de los factores aprovechados por la oligarquía para acentuar la guerra sucia que mantiene desde el triunfo del presidente Hugo Chávez en 1998.

Los gobernadores chavistas reelectos y los que se estrenan en el cargo tienen ante sí importantes proyectos de desarrollo planteados en el Plan de la Patria hasta 2030, dejado como legado por el finado Chávez, además de garantizar, con su ejemplo, la victoria del PSUV en las próximas lizas electorales.