Volver

EL contagio del bostezo

Bostezar es una acción de algunos seres vivos

Los mamíferos y la mayoría del resto de animales poseedores de columna vertebral bostezan

M.Sc. Dr. Alberto Quirantes Hernández *

Bostezar es una acción de algunos seres vivos. Consiste en abrir ampliamente la boca de manera incontrolada realizando una profunda inspiración seguida de una espiración acompañada a veces se ciertos sonidos vocales y más corta en relación con el primer paso, y un cierre final. 

El bostezo, con su intensidad característica, no se puede interrumpir después de su comienzo y puede contagiarse. Cuando reprime o evita, se produce un estado de insatisfacción, incluso molesto.

Los mamíferos y la mayoría del resto de animales poseedores de columna vertebral bostezan, incluyendo peces, serpientes, tortugas, cocodrilos y aves.

VÍAS DE CONTAGIO

La que más llama la atención es la referente al contagio. Verlos, oírlos o incluso pensar en ellos puede desencadenar el mecanismo del bostezo.

Aun no se saben con exactitud, pero al parecer el bostezo es un medio para comunicar a otros el cambio en las condiciones del entorno o del interior del cuerpo. Sería una forma de sincronizar comportamientos como un mecanismo residual de un comportamiento gregario.

De esta manera es una herramienta social, el medio para coordinar la horas de sueño del grupo.

LAS CAUSAS DEL CONTAGIO

Los seres humanos tienden a bostezar cuando ven a  otros hacer lo mismo. De la misma manera lo hacen los chimpancés y los perros. Los causantes pueden ser unos reflejos cerebrales primitivos.

Investigadores de la Universidad de Nottingham investigaron dónde se ubicaba el origen de este tipo de fenómeno acústico, cuyos resultados fueron publicados en la revista Current Biology.

La importancia de esta investigación podría ser particularmente importante para comprender más la asociación entre la excitabilidad motora y la incidencia de estos ecofenómenos en un amplio rango de afecciones clínicas como la epilepsia, la demencia o el autismo.

LA INVESTIGACIÓN DE NOTTINGHAM SOBRE BOSTEZOS

Se examinaron a 36 adultos mientras veían videos de gente bostezando. Se pidió a los participantes evitar el bostezo o dejarlos ocurrir libremente.

También se intentó manipular el nivel de contagio de los bostezos mediante un tipo de estimulación eléctrica.

LOS RESULTADOS

Según los resultados de la investigación, se pudo comprobar cómo evitar el bostezo cuando se ve a alguien hacerlo con satisfacción, es difícil. También se demostró cómo el impulso de bostezar se hace más fuerte cuando a alguien se le pide no hacerlo; y la vulnerabilidad de cada cual a los bostezos difiere en cada persona.

El trabajo con la estimulación eléctricaapunta a la corteza motora primaria del cerebro con un papel importante en los bostezos contagiosos. Utilizando la estimulación eléctrica, se pudo aumentar la excitabilidad, y al hacerlo aumentó la propensión a los bostezos contagiosos.

En determinadas enfermedades si se pudiera reducir la excitabilidad podrían reducirse los tics característicos de ellas, y en eso se encuentra trabajando el equipo de investigadores.

NO TODOS SE CONTAGIAN

Sólo los humanos y los chimpancés tienen un bostezo contagioso, pues son dos especies donde se ha  desarrollado una complejidad social superior al resto.

El bostezo puede expresar mensajes poco convenientes en la vida social tales como aburrimiento, rechazo o cansancio. Por eso se intenta disimularlo cubriendo la boca con la mano en situaciones inoportunas para su ocurrencia.

En personas esquizofrénicas o con autismo, con una disminución en la empatía y en la capacidad de comunicación, el bostezo por contagio prácticamente no existe.

 

* Master en Ciencias y Profesor Consultante

Jefe del Servicio de Endocrinología

Hospital Docente Dr. Salador Allende

La Habana – Cuba

…………………………….

 

 

 

 

 

 

 

Publicado: septiembre 29, 2017 por Vanessa Alfonso No hay Comentarios

Escriba su comentario