Volver

Venezuela ante elecciones regionales

Dividida oposición venezolana se inventa una victoria

Ese domingo será una dura prueba para los partidos opositores al gobierno del presidente Nicolás Maduro

Ese domingo será una dura prueba para los partidos opositores al gobierno del presidente Nicolás Maduro

Mariela Pérez Valenzuela

Aunque los ganadores de elecciones políticas, de cualquier tipo, no se conocen hasta que se escruta la última boleta, la oposición venezolana, sin miedo a un nuevo ridículo, proclama que saldrá victoriosa el próximo 15 de octubre cuando obtenga, afirma, la mayoría de las 23 gobernaciones en juego.

Ese domingo será una dura prueba para los partidos opositores al gobierno del presidente Nicolás Maduro, obligados ahora por las circunstancias adversas, más que por sus convicciones, a sentarse en una mesa de diálogo con los que llama “enemigos de odio” en República Dominicana.

Para analistas, aunque tampoco necesariamente podría ser así, los comicios regionales serían un balón de ensayo de cara a las presidenciales del 2018, en el que una vez más el conservadurismo intentará hacerse del Palacio de Miraflores tras ser siempre derrotado, primero por el finado presidente Hugo Chávez Frías, desde 1998, y luego por Maduro en 2013.

El 15 de octubre están convocadas a votar de manera libre poco más de 18 millones de personas, quienes elegirán para los próximos cuatro años a gobernadoras y gobernadores de los 23 estados que integran la nación suramericana. Los únicos exentos de ese acto son los residentes en el exterior, por tratarse de comicios regionales.

De acuerdo con el Consejo Nacional Electoral (CNE) están inscriptos en la liza 226 candidatos de 76 organizaciones políticas.

La llamada Mesa de la Unidad Democrática (Mud, que agrupa a los partidos de derecha y ultraderecha) sufrió su primera incisión cuando la dirigente de Vente Venezuela, María Corina Machado, anunció que ignora el diálogo de Santo Domingo, y tampoco irá a las regionales.

La mayoría, sin embargo, realizó sus primarias y escogió sus candidatos, aunque la actitud de esas organizaciones con su política de odio hacia la Revolución y el presidente Maduro se han ganado el rechazo incluso de sus seguidores, que vivieron este año cuatro meses de angustia cuando declararon la Hora Cero y envolvieron las ciudades en olas de violencia y muerte.

Tal como es habitual, y anteponiéndose al fracaso, la MUD ya puso en duda la legalidad de los comicios, y anunció ante el CNE que tendrá testigos en la plataforma del procesamiento en votos y en todas y cada una de las mesas de votación, lo cual brinda una idea de la inseguridad de esa agrupación, pues el proceso será acompañado por observadores e invitados internacionales, como ocurre tradicionalmente.

Expertos en la materia que antes acompañaron otros comicios, consideran que Venezuela cuenta con una plataforma ejemplar controlada en todos sus aspectos: el software para la identificación biométrica de las y los electores, la base de datos del Registro Electoral y el proceso de transmisión de datos, que se realiza a través de líneas telefónicas fijas y cumple un conjunto de medidas de seguridad.

La oposición perdió terreno donde lo tenía, luego de demostrarse que pagó a mercenarios, incluso extranjeros, para que fomentaran una guerra civil entre venezolanos, que fracasó gracias a las pruebas presentadas por el gobierno sobre los culpables de Hora Cero, el financiamiento que recibían del extranjero y el interés por quebrar el orden institucional.

De ahí que pese a sus campañas y acciones antidemocráticas de crear el terror, más de ocho millones de ciudadanos votaran el pasado 30 de julio para la instalación de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), considerada por Maduro la única posibilidad de normalizar la nación con planes novedosos en distintas materias.

Estos comicios, dictados por la ANC ya que habían sido pospuestos por la delicada situación interna, marchan junto al diálogo en Dominicana, las amenazas guerreristas y sanciones financieras impuestas por Estados Unidos, y la solidaridad mundial hacia un país que lucha día a día por fomentar una economía estable sin dependencia de la renta petrolera.

La ANC, presidida por la excanciller Delcy Rodriguez e integrada por 545 diputados de todos los territorios y sectores nacionales (se presentaron sin representación partidista, a titulo personal) está llamada a jugar un papel decisivo en el futuro venezolano.

A pesar de que la prensa hegemónica invisibiliza la verdad venezolana, para la población resulta exitoso que la ANC, instalada el 4 de agosto pasado,  lograra establecer un clima de paz en el territorio nacional, decretara las elecciones, asistiera al diálogo de Santo Domingo, y redacte la Constitución Nacional que perfeccionará la de 1999.

De esa manera, comenzaría otra etapa del proceso revolucionario en la que se espera sean trazadas nuevas líneas de trabajo estatal y estructuras económicas. 

Algunos especialistas alertan el entorno bélico que rodeará los comicios, ya que ese mes Estados Unidos junto a Brasil, Perú y Colombia realizarán una operación militar conjunta en la Amazonía brasileña –algo inaudito hasta ahora- en las fronteras con Venezuela.

Aunque la prensa al servicio de los grandes capitales informa que se trata de una invitación de Brasil, -lo que según la investigadora Tereza Crunivel dijo en el portal Brasl247 asustó a los militares de ese país- y de unas maniobras de supuesta cooperación, en la práctica resulta una amenaza muy peligrosa para la estabilidad venezolana.

Para Crunivel, lo que Washington pretende es conocer de cerca el teatro de operaciones en un área estratégica como la Amazonía –abierta por primera vez a tropas militares- para una eventual acción armada, provocación o intervención en Venezuela, bajo la responsabilidad brasileña.

Ante la arremetida imperial, la pasada semana Caracas fue escenario de una gigantesca marcha antiimperialista contra las pretensiones de Trump de invadir Venezuela, -a lo que se oponen los pueblos y algunos gobiernos latinoamericanos- en la que se leían en pancartas “Yanquis go home” o “Trump, saca tus manos de Venezuela”.

La manifestación culminó el encuentro mundial en solidaridad con los venezolanos efectuado en Caracas con la participación de centenares de participantes de un alto número de países que, con su actitud, le pusieron un punto en la boca al intervencionista inquilino de la Casa Blanca.

 

 

 

 

Publicado: septiembre 23, 2017 por Vanessa Alfonso No hay Comentarios

Escriba su comentario