Volver

Semillas guerrilleras en Bolivia

El aniversario 50 de la caída en combate del grupo de la retaguardia del Che Guevara en Bolivia, fue recordado en el Complejo Morro Cabaña

Ricardo R. Gómez Rodríguez  rrgomez@enet.cu 

Fueron a depositar semillas que hoy germinan en tierras bolivianas.

Aquel 31 de agosto de 1967 en vez de morir en combate, en realidad se multiplicaron entre batas blancas, textos y guitarras que llegan hasta los intrincados parajes, donde ellos dejaron retazos de sus trajes de lucha, atravesando malezas para evitar enfrentamientos directos con el poderoso ejército que le había puesto precio a sus cabezas.

Las vetustas paredes del Complejo Morro Cabaña en la Comandancia establecida por Ernesto Che Guevara a su entrada a La Habana en enero de 1959, fueron escenario del Acto Central Nacional de recordación a los compañeros del Guerrillero Heroico caídos en combate en Bolivia, entre ellos su  segundo hombre al mando, el Comandante Juan Vitalio Acuña Nuñez (Vilo) y Haydeé Tamara Bunke Bider.

También recordaron a Gustavo Machín, Noel Debeche, Israel Reyes Zayas y camaradas bolivianos que perdieron sus vidas en los enfrentamientos.

Pequeñas gotas de lluvia, casi imperceptibles para algunos, cayeron sobre los presentes en la ceremonia, entre ellos Mercedes López Acea, miembro del Buró Político, vicepresidenta del Consejo de Estado y primera secretaria del Comité Provincial del Partido Comunista de Cuba en la provincia de La Habana y el General de División José Antonio Carrillo Gómez, presidente de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana.

Allí estaban familiares de los caídos, además del Coronel de la Reserva Leonardo Tamayo Núñez y el Héroe de la República de Cuba General de Brigada Harry Villegas Tamayo sobrevivientes de la epopeya.

Este último rememoró la masacre del grupo de la retaguardia del Che en Bolivia encabezado por Joaquín (Comandante Vilo Acuña) en la Jurisdicción Cuatro, del Vado de Puerto Mauricio, Rio Grande, distante a varios kilómetros de Vado del Yeso.

El día 2 de septiembre de 1967 el Che anotó en su diario, “…la radio trajo una noticia fea sobre el aniquilamiento del grupo del 10 hombres, dirigidos por Joaquín”.

Momentos duros para la guerrilla, sobre los cuales Harry Villegas, testigo excepcional de los hechos, resaltó las cualidades de Vilo Acuña, símbolo de la honestidad y el valor de los campesinos cubanos y quien fue uno de los primeros que se unió a Fidel en la Sierra Maestra durante la lucha revolucionaria.

Además, resaltó que cuando el Comandante Guevara empezó a formar su Estado Mayor, lo seleccionó como segundo al mando por la confianza que tenía en él y en su fidelidad.

Rememoró la máxima del Che de que el guerrillero No es un tira tiros, sino un reformador social y por lo tanto un revolucionario, lo cual era perfectamente aplicable a Vitalio.

Dijo que las condiciones de la zona donde operaban eran muy adversas por la falta extrema de comida y agua, lo cual demoraba la marcha y deterioró mucho la salud de Vilo Acuña, razón por la que decidieron crear otro grupo de retaguardia.

Resaltó la heroicidad de esos compañeros que tuvieron que combatir mucho al estar asediados por 10 mil soldados del Ejército, sin abastecimientos, ni medicinas.

El Che decidió regresar al encuentro de la retaguardia y aunque llegaron a estar en la misma finca, nunca se encontraron.

Harry Villegas reiteró la valentía de los combatientes que enfrentaron con sus fusiles a una compañía de soldados, pero estos los fueron aniquilando uno a uno.

Reconoció que para los de la vanguardia era difícil creer la noticia, pero lo confirmaron cuando se presentó en el lugar, Barrientos, el entonces Presidente de la República.

En otro momento del Acto Central, Mai-lin Alberti Arozarena, primera secretaria de la Unión de Jóvenes Comunistas en La Habana, recordó las palabras de Gustavo Machín quien le escribió a sus dos hijos antes de partir a la misión internacionalista: “…Véanme en la Revolución, quieran a su madre y a Fidel y me estarán queriendo a mí”.

Comentó que se trataba de hombres y una mujer de carne y hueso, convencidos de enfrentar la injusticia, la pobreza y la desigualdad en cualquier parte del mundo.

Rindió homenaje a la guerrilla y exaltó las condiciones de Tamara Bunke (Tania la Guerrillera), quien nunca aceptó un trato diferente entre sus camaradas y participó en importantes misiones de la Revolución cubana, como Braulio, Moisés, Polo y Ernesto, nombres que pasarán a la historia de los que fundan, de los que se levantan cuando se cumplió bien la obra de la vida.

Alberti ratificó el compromiso de las nuevas generaciones con los caídos y aseguró que seguirán llevando las banderas del internacionalismo a las tierras bolivianas con programas de Salud, Educación, Deporte, Educación, Agricultura.

El último día de agosto entre canciones que hablan de héroes, danzas y sentidas palabras, el Sol prefirió ocultarse y la naturaleza cómplice de la tristeza, derramó una ligera lluvia, muy discreta, sobre añejas paredes que fueron testigos de la obra del Che y sus hombres; esos que jamás murieron… simplemente se multiplicaron.

Publicado: septiembre 4, 2017 por Vanessa Alfonso No hay Comentarios

Escriba su comentario