Lun. Sep 23rd, 2019

¿Dónde está Santiago Maldonado?

Movilización nacional en Argentina exigirá su devolución con vida

Mariela Pérez Valenzuela

La población argentina, que aún mantiene abiertas las heridas por la desaparición de más de 30 mil personas durante la última dictadura militar, exigirá este viernes 1 de septiembre la devolución con vida de Santiago Maldonado, desaparecido de manera forzosa hace exactamente un mes.

Maldonado, artesano de 28 años, fue visto por última vez el pasado 1 de agosto cuando fue detenido por la Gendarmería Nacional tras participar en una protesta de la comunidad mapuche Lof Cushamen en Esquel, localidad de la sureña provincia de Chubut.

El Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) afirmó que unos 100 agentes dispararon balas de plomo y goma y quemaron pertenencias de las familias de ese pueblo originario, que realizaba cierre de carreteras en protesta por la detención de su líder Facundo Jonas Huala, y la apropiación de sus tierras por la compañía italiana Benetton.

Las movilizaciones por la aparición con vida del joven se realizarán en Buenos Aires, la capital, y en las principales ciudades del país convocadas por organizaciones de derechos humanos y sociales, entre ellas las Madres y las Abuelas de Plaza de Mayo, que aún continúan la búsqueda de sus seres queridos raptados por el último régimen militar (1976-1983).

Las acciones para el rescate de Maldonado –el primer desaparecido forzado en democracia- no se detienen un día en Argentina.

La Liga Argentina por los Derechos del Hombre (LADH) denunció penalmente este martes al presidente derechista Mauricio Macri, a tres de sus ministros, dos secretarios y a cinco jefes de la Gendarmería por su responsabilidad en los hechos acontecidos en Esbel, el encarcelamiento y rapto del activista social que acompañó a los mapuches en sus reclamaciones.

Varios miembros de la comunidad asentada en Lof Cushamen testificaron que Santiago durmió la noche del 31 de julio en su campamento, y al siguiente día estuvo en la protesta como muestra de solidaridad con su causa.

Algunas personas que pudieron atravesar un río y escapar de la balacera vieron, desde la ribera opuesta, cuando lo detuvieron y montaron en una camioneta oficial sin que desde entonces se tengan noticias de su paradero, una práctica que recuerda métodos del régimen militar.

Se oían gritos de “fuego”, “disparen”, “cacen a uno”, que resultó ser Santiago, quien no se adentró en las aguas por no saber nadar y desconocer que el lugar era poco profundo, dijeron sus eventuales compañeros en la marcha.

Macri, según fuentes judiciales, deberá prestar declaración indagatoria, al igual que el resto de los denunciados para que, posteriormente, se disponga “su procesamiento en orden a los delitos tipificados” en la denuncia presentada ante la Cámara Federal Porteja en el juzgado número 6.

El documento que reclama la responsabilidad estatal del rapto también involucra al jefe del gabinete del gobierno federal, Marcos Peña, los ministros de Seguridad y de Justicia, Patricia Bullrich y German Caravano, respectivamente, y a los secretarios de Derechos Humanos, Claudio Avruk y Seguridad, Pablo Nocetti. Este último dirigió la operación en Chubut.

También fueron mencionados el director de Gendarmería, Gerardo Otero, los comandantes de la fuerza en Chubut, Fabián Méndez, Pablo Badie y Conrado Balari, y al jefe del Escuadrón 36 de Esquel, Juan Pablo Escola.

La denuncia de la LADCH, firmada por su presidenta Graciela Rosenblum y su secretario José Schulman,  solicita la investigación de los delitos de “desaparición forzada de personas”, “encubrimiento”, “Violación de los deberes de funcionario público” y “abuso de autoridad”.

Tres semanas después de ser capturado por Gendarmería, el juez federal de Esquel, Guido Otranto, cambió el estado de la causa de Maldonado de “persona extraviada” a “desaparición forzosa”, por lo cual la responsabilidad por su vida recae en el Estado argentino.

El gobierno de Macri trata de zafarse con incongruencias de las acusaciones que también le hace la población.

La Ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, dijo ante la televisión que “como la mayoría de los participantes tenían el rostro cubierto, no hay certeza de que Maldonado se encontrara allí”.

En el contexto que vive ahora Argentina, el Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, defendió la lucha de la comunidad mapuche en defensa de sus tierras y acusó al Estado de perseguir a los pueblos originarios.

Mientras, Sergio, el hermano de Sebastián Maldonado, aseguró que “El no forma parte de ninguna agrupación de pueblos originarios, aunque siempre se muestre dispuesto a colaborar con distintas causas, frente a la ausencia del Estado. O sus abruptas irrupciones”.

Sergio y otros familiares del joven artesano aparecen cada día junto a millares de personas que se reúnen en Plaza de Mayo para reclamar su presencia.