Entregan Premio iberoamericano de cuento Julio Cortázar

El narrador cubano Rafael de Águila mereció este premio que reconoce el legado del escritor argentino

Rubén Ricardo Infante

Los miembros del jurado de este concurso, los escritores Jorge Testero, Edel Morales y Marilyn Bobes, reconocieron la calidad de los cuentos enviados al certamen y decidieron otorgar menciones a un conjunto de cuentos de distintos autores que provienen de varias regiones.

El jurado se reunió en La Habana el día 21 de agosto y otorgó menciones a los relatos: Nicodemo y Colombina del chileno Poli Délano; Rosa cachete de la escritora cubana Dazra Novak; El hombre que tiene un secreto de Carlos E. Bischoff; Chancho del argentino Guillermo Mac Kay y Booble del cubano Sergio Cevedo.

Este reconocimiento se realiza atendiendo a la “calidad de las propuestas y el parejo nivel estético de las obras presentadas”, por lo que se recomienda su publicación en las casas editoriales cubanas.

De igual manera, los integrantes del jurado concedieron una primera mención al cuento Naufragante del mexicano Nicolás Homero. Su decisión se basa en las virtudes narrativas que posee este relato, donde se destaca “por el buen manejo del tema de la inmigración ilegal, su excelente factura y su manera original de resolver el desarrollo de un texto notable por su crescendo dramatúrgico”.

Y el Premio Iberoamericano Julio Cortázar fue a las manos del narrador cubano Rafael de Águila, con su cuento Viento del Neva. La relevancia de esta propuesta se reconoce a partir de “llevar a rango literario un problema acaso superado en la actualidad, pero siempre vigente, y la peculiar manera de asumir la intertextualidad como hilo conductor de un discursos hilvanado con eficacia y alto nivel escritural”.

Rafael nació en La Habana en 1962, en 1997 resulta merecedor del Premio Pinos Nuevos. La Editorial Letras Cubanas publica su primer libro de cuentos, Último viaje con Adriana. El jurado del Premio Alejo Carpentier recomienda la publicación de su segundo libro de cuentos, Ellos orinan de pie (Letras Cubanas, 2006). Obtiene Mención en el Premio Internacional de Cuento Casa de Teatro 2006, de República Dominicana. En el 2008 obtiene Mención en el Premio Iberoamericano de Cuento Julio Cortázar. En el 2010 obtiene el Premio Alejo Carpentier de Cuento por la obra Del otro lado (Letras Cubanas, 2011) y ahora recibe el Premio Iberoamericano de Cuento Julio Cortázar.

Este premio es convocado por el Instituto Cubano del Libro, la Casa de las Américas, la UNEAC, el Ministerio de Cultura de la República Argentina y la Fundación Alia. Desde su creación, en 2002, el Premio Iberoamericano de Cuento Julio Cortázar realiza todos los años, en agosto, la ceremonia de entrega de este galardón, para recordar el natalicio del gran escritor argentino.

Al igual que en los años anteriores, participan autores de lengua española residentes en todos los continentes, con un elevado número de textos, cerca de 300, lo que confirma nuevamente el prestigio alcanzado por este concurso. El cuento premiado será publicado por la revista La letra del escriba; y la Editorial Letras Cubanas lo incluirá, junto con los otros relatos que merecieron menciones, en un volumen que será presentado en la Feria Internacional del Libro de Cuba del 2018.

Creado por iniciativa de la prestigiosa intelectual lituana Ugnè Karvelis, labora como presidente de honor Miguel Barnet y su coordinadora Basilia Papastamatiu. Como es habitual, a este encuentro asistirán intelectuales que mantuvieron con Cortázar estrechos lazos de amistad, además de los participantes en el concurso que lo deseen y todos quienes quieran asistir a esta importante ceremonia.

Sobre la influencia de Cortázar para la literatura hispanoamericana, ha dicho Testero en una entrevista publicada en el sitio web de la UNEAC: “Cortázar es uno de los escritores de habla hispana más relevantes del siglo XX, con una escritura muy particular en sus cuentos, novelas y poesía, la que ha trascendido no sólo en mi país sino también internacionalmente. Aparte de su talento y capacidad escritural, la obra de Cortázar trasciende por su modo de ver el mundo, por sus aportes en el campo del humanismo, de la cultural en general —incluida la música—, además de haber sido un hombre comprometido con la necesidad de cambiar el mundo; fue un gran amigo de la Revolución cubana y de la Revolución nicaragüense…Hablo de alguien quien cumplió un rol muy importante al no situarse dentro de lo que algunos escritores califican como torre de marfil, sino que jugó un gran rol con un gran compromiso humano, además de dejar una obra que todavía aguarda ser más profundamente explorada. Es por ello que, para orgullo de los argentinos, uno de los más importantes concursos literarios que se realizan en La Habana lleve su nombre”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *