Lun. Sep 16th, 2019

Dejar de fumar repentinamente

Una nueva investigación apuntan a que dejar de fumar de manera definitiva, es una forma más eficaz de abandonar la adicción

Les fue mejor al intentar dejarlo de golpe de manera definitiva.
Les fue mejor al intentar dejarlo de golpe de manera definitiva.

M.Sc. Dr. Alberto Quirantes Hernández *

Fumar sigue siendo la principal causa prevenible de muerte, según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos.

Por cada persona que muere debido a su adicción al tabaquismo, otras 30 sufren una enfermedad vinculada con fumar, capaz de haber sido evitada si se hubiera prescindido a tiempo de tan maligna adicción.

Aunque la nicotina es igual de adictiva a drogas como la heroína y la cocaína, crecerse ante sí mismo dejando de lado definitivamente la adicción al tabaco reduce en gran medida el riesgo de las enfermedades y fallecimientos relacionados con el tabaquismo.

El mejor método para dejar de fumar

Los resultados de una nueva investigación apuntan a que dejar de fumar de manera definitiva, es una forma más eficaz de abandonar la adicción en comparación con un método más gradual.

Tras cuatro semanas de seguimiento, casi la mitad de quienes habían dejado de fumar “de golpe” seguían sin fumar. Pero entre quienes renunciaron al hábito de forma gradual en un periodo de dos semanas de abandono paulatino, solo el 39 por ciento seguía sin fumar a las cuatro semanas, según los resultados presentados por la Universidad de Oxford, en Reino Unido y publicada en la revista Annals of Internal Medicine.

A los seis meses, solo el 16 por ciento de los que rechazaron el hábito de forma gradual seguían siendo no fumadores, en relación al 22 por ciento de quienes lo dejaron de forma abrupta.

Los fumadores del estudio

La edad promedio de los fumadores, la mitad de cada sexo, fue de 49 años, fumaban en promedio 20 cigarrillos al día y se asignaron al azar en cada uno de los dos grupos: quienes dejaban de fumar de forma abrupta o la reducción poco a poco los cigarrillo fumados en un 75 por ciento en un transcurso de dos semanas

Los investigadores hicieron seguimiento a las cuatro semanas y a los seis meses tras el inicio del experimento. Se realizaron análisis de sangre para confirmar la veracidad sobre si los fumadores en realidad habían abandonado el hábito.

La mayoría de personas del estudio pensaban que ir reduciendo poco a poco la cantidad de cigarrillos fumados en un día les daría mejor resultado en cuanto a cesar definitivamente de la adicción.

Pero independientemente de sus criterios, les fue mejor al intentar dejarlo de golpe de manera definitiva.

Las razones de los fracasos

Los fumadores que intentan abandonar el hábito con frecuencia sufren de estrés por el síndrome de la abstinencia, así como hambre y probable aumento de peso, debido a la ausencia de la maligna nicotina. Pero son situaciones capaces de solventarse, si el ex fumador se lo propone.

Una débil voluntad o poco definida claridad de propósito contribuye a unas tasas bajas de abandono cuando se intenta darle la espalda definitivamente o poco a poco.

Otras estrategias como el uso de terapia de reemplazo de nicotina y la consejería pueden resultar útiles. Y muchas personas sí logran dejarlo, aunque tengan que intentarlo varias veces. En el mundo ya existe una mayor cantidad de ex fumadores, si se compara con aquellos aun inmersos en esta nauseabunda y apestosa adicción.

Una buena enseñanza

En primer lugar y según los resultados de esta investigación, se debería dejar de fumar de forma inmediata y radical. Pero muchas personas se consideran incapaces de dejar de fumar de golpe.

Si la decisión es entre reducir poco a poco o no intentar abandonar el hábito completamente, entonces dejarlo paulatinamente sigue siendo un método adecuado.

Los médicos deben permitir a los pacientes abandonar el hábito de forma gradual si prefieren ese método. Pero si los ven dos meses más tarde y han fracasado, se les debe señalar lo fallido de ese intento, se debe abandonar el hábito de forma rápida o inmediata.

* Master en Ciencias y Profesor Consultante

Jefe del Servicio de Endocrinología

Hospital Docente Dr. Salvador Allende

La Habana – Cuba