Lun. Sep 23rd, 2019

Una experiencia mexicana

El puntillismo en la plástica. Un profesor mexicano trajo una muestra de los símbolos patrios hechos por sus alumnos, al Primer Taller internacional de secundaria básica

Texto y fotos: Nury Torres

Cuando vi las imágenes no podía creer que a través de un plumín, como dice el profesor José Claudio Ramírez Pérez, de Ciudad México, sus alumnos de secundaria básica, pudieran hacer cuadros con mares, banderas con águilas matando serpientes, y colores, para expresar los símbolos de la Patria del benemérito de las Américas: Benito Juárez.

Mucha historia hay, contada en lienzos o cartulinas, expresa este profesor, que asistió recientemente al Primer taller internacional de secundaria básica desarrollado la pasada semana en el Palacio de Convenciones de La Habana. Es una historia de pintura y de artes con el empleo de todos los sentidos, con materiales de la naturaleza, con tinturas que provienen de semillas, palitos que arrojan los árboles, pasto, pétalos de flores.

Y es que este profesor de arte en Ciudad México, imparte ahora cursos de puntillismo en Santiago de Cuba. Luego vendrá a La Habana a desplegar esta técnica antigua, en la que sus muchachos de entre 12 y 15 años, de la secundaria básica 121 Rabindranath Tagore, han hecho derroche de veracidad al plasmar algo que reza en el texto sobre la bandera.

“El águila devorando a la serpiente simboliza la unión de los principios vitales que orientan a un pueblo hacia sus metas, partiendo del conocimiento humano en contacto con la naturaleza, la tierra, y una audaz disposición para la lucha”.

Dice este profesor, al sitio web de Radio Metropolitana, que en sus 40 años impartiendo Arte, en las cuatro manifestaciones fundamentales, música, danza, teatro y plástica, el más enriquecedor es el trabajo con los niños de la enseñanza especial.

Si no escuchan, como trabajamos sentados en el suelo, reciben por vibraciones la música, y mueven sus cuerpos al ritmo. Si no ven, perciben con el tacto una fruta, pueden sentir su textura, su sabor; y es que el cuerpo es mucho más que un cuerpo, habría que escudriñarlo como un todo para saber sus potencialidades de aprender algo siempre.

Para el puntillismo les enseña un ejercicio que consiste en, poner la mano con que escribimos fija en un papel, y- con la que no usamos para todo- hacer la silueta de la otra, a través de punticos, que podemos incluirles el contorno de un insecto, una planta, o cualquier cosa que esté cercana.

El profesor mexicano José Claudio Ramírez Pérez, sorprendió en este taller de secundaria básica con su expo, y agradeció a Cuba, por darle un espacio en el Palacio de Convenciones para mostrar lo que hacen sus muchachos.