Lun. Sep 16th, 2019

Evelio Toledo: el público te da fuerzas

Semana de la Cultura del habanero municipio Cerro dedicada Evelio Toledo  y su obra

Evelio Toledo Quesada, graduado de la cubana Academia de Arte San Alejandro en la especialidad de pintura, en 1978.
Evelio Toledo Quesada, graduado de la cubana Academia de Arte San Alejandro en la especialidad de pintura, en 1978.

Por Inés María Miranda

Evelio Toledo Quesada, graduado de la cubana Academia de Arte San Alejandro en la especialidad de pintura, en 1978, es un destacado artista de la plástica que nació en la zona del Canal, y aún reside en ese barrio del capitalino municipio Cerro. Su alto sentido de pertenencia e interés por la historia y sus personalidades, sobre todo la de su localidad y la de La Habana, en general, distinguen su obra gráfica.

Con nueve publicaciones en su haber y una en proyecto sobre la vida del insigne patriota cubano Antonio Maceo Grajales, mayor general de la guerra independentista contra el coloniaje español, Toledo ha sido acreedor de distintos reconocimientos, uno de ellos el Premio Nacional de Humorismo, como caricaturista gráfico, que le ha otorgado la Unión de Periodistas de Cuba, UPEC, en ocho ocasiones.

Suma igualmente la Medalla de Oro Internacional en exposición colectiva sobre humor político, que representó a la Isla en el certamen Sátira por la paz de la extinta URSS, más otros galardones nacionales, que incluye sus trabajos relacionados con la vida del Héroe Nacional de Cuba José Martí.

El municipio del Cerro, cuya semana cultural también está dedicada a su personalidad y obra, lo ha distinguido igualmente con la Gitana Tropical  y El Tulipán del Cerro, reconocimientos del sector de la Cultura.

Toledo Quesada revela a este sitio, que por los años de trabajo dedicados a la vida de Martí y del Titán de Bronce (Antonio Maceo), para su orgullo y satisfacción lo han hecho miembro de Honor de la Sociedad Martí-Maceo de Tampa, Florida, EEUU.

“El reconocimiento es una satisfacción porque te das cuenta que lo que has hecho, expresa Toledo, no se queda en el aire, si no que ha habido receptividad. Uno no se da cuenta -dice- cuando hace una cosa, pero el público es el que te obliga a seguir por ahí, porque ves cómo te consumen un producto (se refiere a su gráfica) y agradecido. Eso te da fuerzas”, subrayó.