Sequía en Cuba: prever para no lamentar

Al cierre de febrero de este año, el 71% del territorio nacional del país ha sufrido las consecuencias de la sequía meteorológica…

El mensaje es claro: es importante prever, para luego no lamentar. (Alfredo Martirena Hernández / Cubahora)

Rosmely Alvariño Alvarez

 

Dada la situación actual del transporte, y que para ir de un lugar a otro probablemente tardes mucho tiempo, de camino al trabajo pueden pasar disímiles cosas. En esta ocasión fui testigo de una interesante conversación entre varias personas que viajaban en el mismo ómnibus que yo, y después fue el pretexto perfecto para comenzar a redactar las primeras líneas de este artículo.

—Yo no sé qué problema hay con el agua. Un día sí y otro no, a mi edificio está entrando bastante menos agua que antes, al punto que estamos poniendo el motor una sola vez el día que toca, cuando siempre lo utilizábamos dos veces diariamente porque nos entraba el agua todos los días— confesaba una ama de casa residente en el municipio Plaza de la Revolución.

—Pues alégrate que sea un día sí y otro no porque donde yo vivo, en Centro Habana, el agua entra con mucha irregularidad, a veces cada tres días, y en mi casa somos siete personas— le contestaba una señora.

—Y peor es en Oriente. Mi mamá vive en Ciego de Ávila y le entra el agua cada cinco o seis días, si no fuera por los tanques y las pipas que van al barrio, no sé cómo se las arreglarían…

La situación no es ficticia o imaginaria. Y es que, como una de las consecuencias de los efectos del cambio climático, la sequía ha aumentado sus afectaciones a distintas regiones del planeta, y Cuba no ha sido la excepción.

Este es un fenómeno recurrente en el país, cuyos efectos actuales se acumulan desde el 2014, pues en los últimos 37 meses la región Occidental ha presentado déficit en los acumulados de la lluvia en 24, la zona Central en 23 y el territorio Oriental en 21, según informó Virgen Caridad Cutié Cancino, especialista del centro del clima del CITMA durante el espacio habitual de la Mesa Redonda.

“Al cierre de febrero de este año, el 71 % del territorio nacional ha sufrido las consecuencias de la sequía meteorológica, siendo la región central la más afectada en los últimos tres años, con más de 12 meses presentando déficit en los acumulados de la lluvia”, explicó la especialista.

Al comparar este período de sequía con los anteriores que tuvieron lugar en el país, Cutié Cancino recordaba que el de 2004-2005 fue el más severo en los últimos 100 años, mientras que el de 2009-2010 representó el más duro de los últimos 50 años.

En los últimos decenios la influencia de la sequía ha dado lugar a que se le considere como uno de los desastres naturales más frecuente y persistente, de mayores efectos negativos para la producción agrícola y con impactos adversos visibles sobre el medio ambiente.

Con 142 municipios afectados actualmente por este déficit, Cuba no escapa a esta realidad. Es por ello que El Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INRH) traza una estrategia encaminada a mitigar el impacto del fenómeno en el país. Durante su intervención en el programa, Inés María Chapman, presidenta del organismo, explicó que con ese propósito existe el Plan Nacional del Agua, aprobado en el 2012 y cuyos objetivos son establecer el uso racional y productivo del agua, regular el empleo eficiente en las estructuras construidas, el enfrentamiento al cambio climático y comprobar la calidad del agua.

Otro de los recursos de la entidad para mantenerse informado y adoptar las medidas pertinentes para atenuar las consecuencias de la sequía es el Balance del Agua, una herramienta de cálculo hidroeconómico que “permite conocer cuánta agua tienen los embalses, qué déficit tenemos, cómo tenemos que distribuirla, cuánta agua subterránea tenemos, para después poder tomar decisiones”, comentó Chapman.

Actualmente Cuba cuenta con una infraestuctura hidráulica compuesta por 242 presas, 729 micro presas, 61 derivadoras y 64 plantas potabilizadoras, entre otros elementos.

Datos sobre la sequía en Cuba:

El 71 % del territorio nacional presenta sequía meteorológica, de los cuales el 33 % se cataloga como moderada o extrema.

Se estima que 694 mil personas están afectadas de manera parcial y 58700 de forma total.

El 81 % de la nación está afectada por la sequía meteorológica, de las cuales el 53 % es evaluado de moderada a extrema. La Habana, Matanzas, Holguín y Guantánamo entre tanto, presentan la situación más favorable.

Sequía hidrológica: Se refiere a la descarga persistentemente baja de agua en corrientes y reservorios que tardan meses o años. Los cambios en el uso de la tierra y su degradación pueden afectar la magnitud y frecuencia de las sequías hidrológicas.

Sequía meteorológica: Tiene lugar cuando se produce una escasez continuada de las precipitaciones. Vinculada a una región específica, ya que las condiciones atmosféricas que producen déficit de precipitación son muy variables de una región a otra. Además este tipo de sequía también puede implicar temperaturas más altas, vientos de fuerte intensidad, humedad relativa baja.

Tomado de Cubahora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *