Vie. Jul 19th, 2019

Homenajes a la madre de Martí

Nuestra ciudad contempla a Leonor e incita con sus homenajes a pensar en la madre del cubano más universal

 

Doña Leonor Pérez Cabrera fue artífice en la conformación del ideario que despuntara en Martí.

Ana Margarita Sánchez Soler asanchez@enet.cu

 

En Cuba el nombre de José Martí cobra infinitos valores y se asocia a las causas más meritorias. Su biografía intachable contempla la sabia de un maestro, escritor, amante de su patria y buen hijo. Todo ello guarda vínculos estrechos con la formación que recibiera de la madre que tanto amara: Leonor Pérez Cabrera.

Martí vino a fecundar la tierra que lo llamaba a gritos y Leonor fue la cimiente del parto luminoso. A ella ofrece esta Isla sus afectos más perdurables 164 años después de que naciera su hijo. Ese cariño ha cobrado forma en espacios de homenaje a quien dotara al mundo de un ser tan ilustre.

Su nombre oficial fue Leonor Antonia de la Concepción Micaela Pérez Cabrera. Las trazas de su rostro quedaron registradas en mármol como un acto de gratitud con la madre del Apóstol. Fue San Miguel del Padrón el sitio elegido para instaurar el Parque-Monumento que lleva el nombre de esta mujer.

En febrero de 1958 fue inaugurado el sitio que surgió de la iniciativa popular. Los propios pobladores de la zona decidieron honrar a Leonor. Las contribuciones espontáneas constituyeron el fondo inicial para emprender la obra. Aunque luego la concreción del parque tuvo el respaldo de otras instancias, nadie olvida el hermoso gesto de los vecinos.

Además del pedestal que muestra la imagen de Doña Leonor, el parque fue concebido con un relieve que aborda momentos trascendentales en la vida de José Martí. De ese modo se entrelazan dos existencias inseparables que la capital decidió albergar entre sus calles.

Esos no fueron los únicos ánimos para inmortalizar en las avenidas una imagen de Leonor. El parque Víctor Hugo del Vedado habanero exhibió gustoso desde 1953 un retablo dedicado a esta española de alma cubana. Se trata de otro espacio para distinguir a tan importante figura, materializado por el empeño de los masones cubanos.

Doña Leonor Pérez Cabrera fue artífice en la conformación del ideario que despuntara en Martí. La gloria que su hijo otorgara a Cuba tuvo la guía precisa de los valores maternos. Nuestra ciudad contempla a Leonor e incita con sus homenajes a pensar en la madre del cubano más universal.