Volver

Curiosas de La Habana II

¿Es cierto que la Ermita de los Catalanes, situada originariamente en la Plaza de la Revolución, donde se alza el Memorial José Martí, fue desmontada piedra a piedra y vuelta a montar en Rancho Boyeros?

 

iglesia-monserrat-ranchoboyeros-cuba-2-11

El legado Catalán en La Habana.

Frente a Río Cristal, se encuentra el predio donde se halla la Ermita de los Catalanes, que es uno de los siete tesoros del Patrimonio Cultural Catalán en el exterior. Tal selección fue resultado de una encuesta que llamaba a decidirse entre 33 propuestas. Allí se rinde culto a la virgen de Monserrat.

En 1886, en una elevación de lo que sería la Plaza de la Revolución, se colocó la primera piedra de ese templo, obra que quedó lista el 24 de junio de 1921. Pero resultó que esa zona desde el comienzo del XX fue conceptuada como el centro de La Habana, lo que hizo que se decidiera construir allí la Plaza Cívica o de la República y que se erigiese un monumento a Martí en su lugar más elevado.

Por tanto —y esto ocurrió mucho antes del triunfo de la Revolución—, el Estado confiscó la propiedad a los catalanes y se procedió con el tiempo a la demolición del inmueble.

El nuevo templo en Boyeros, obra de los arquitectos Vicente J. Sallés y Francisco G. Padilla, empezó a construirse en 1951 y se concluyó en junio de 1954. Incorporó en su edificación algunos mármoles, el altar, los vitrales y las ventanas emplomadas que lograron salvarse al demolerse el viejo templo.

Sigue el modelo de la iglesia de S’ Agaró en Cataluña, que se considera la representación más genuina de la arquitectura mediterránea. Consta de tres naves, tiene 28 metros de largo y una fachada de 22 metros de altura.

Relaja pasear por sus jardines. La tarde de domingo cuando este periodista visitó la Ermita, el predio tenía abierto su portón exterior, aunque la iglesia permanecía cerrada. No había allí un alma, y cuatro perros amistosos salieron al encuentro del visitante. El evento más importante del lugar es la Fiesta de las Rosas, el 27 de abril, que congrega a visitantes de todo el país.

El culto a la virgen de Monserrat comenzó temprano en Cuba. El 8 de septiembre de 1675 se inauguraba en la calle Monserrate, entre Obispo y O’ Reilly, una iglesia bajo su advocación; pero tuvo que ser demolida porque obstruía la llamada puerta de Monserrate de la Muralla.

Una nueva iglesia se edificaría en la esquina de Galiano y Concordia. Aun así se construiría la Ermita, que fue costeada por suscripción popular en 1885, a iniciativa del padre Peres Muntadas y de la directiva del Centro Catalán de La Habana.

Tomado de Juventud Rebelde

 

 

Publicado: enero 18, 2017 por Vanessa Alfonso No hay Comentarios

Escriba su comentario