Las horas de sueño y los accidentes de tránsito

 

noname-1
Al riesgo de conducir con falta de sueño no se le ha dado la importancia necesaria desde hace mucho tiempo

Por M.Sc. Dr. Alberto Quirantes Hernández *

Al riesgo de conducir con falta de sueño no se le ha dado la importancia necesaria desde hace mucho tiempo.

Sin embargo, dormir insuficientemente a la hora de empuñar un timón puede ser igual de riesgoso a la discapacidad producida por el alcohol a la hora de empuñar el volante.

FUE COMPROBADO POR PRIMERA VEZ

Fue realizado el primer estudio donde realmente se cuantifica la relación entre la falta de sueño y el riesgo de tener un accidente con un vehículo de motor.

Esta investigación fue realizada por la AAA Foundation for Traffic Safety,  organización de servicios en la carretera, según datos obtenidos de una encuesta de la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Autopistas de los Estados Unidos.

Se pudo comprobar cómo una o dos horas de sueño menos de las necesarias, casi duplica las probabilidades de tener un accidente de coche al día siguiente.

Y manejar un vehículo después de haber dormido solamente 4 o 5 horas multiplica por cuatro ese riesgo. Es similar  a conducir con una concentración de alcohol en la sangre como quien está ebrio.

LOS DATOS DE LOS ACCIDENTES DE TRÁFICO

La encuesta se basó en una muestra representativa de casi 4,600 accidentes reportados a la policía. En estos accidentes había al menos un vehículo con serios deterioros y necesitado de ser retirado con un remolque de la escena del accidente. Además,  se precisó enviar personal médico de emergencias.

Los investigadores especialmente entrenados en estos accidentes evaluaron factores contribuyentes al accidente, entre ellos las rutinas de sueño de los conductores, los cambios en el horario de sueño y la cantidad de tiempo que habían dormido en las 24 horas antes del accidente.

Se recomiendan 7 horas de sueño o más antes de conducir un vehículo. En estos accidentes investigados se comparó el sueño de los conductores cuyas acciones o errores contribuyeron a los accidentes con el de los conductores accidentados pero no debido a sus propios errores.

El riesgo de accidente de los conductores con falta de sueño aumentó de forma constante mientras dormían menos horas, en comparación con los conductores 7 horas o más de sueño normal.

Los conductores con 4 o menos horas de sueño tuvieron 11.5 veces más probabilidades de estar involucrados en un accidente en relación con quienes han descansado bien.

NUEVOS DATOS SOBRE ACCIDENTES DE TRÁNSITO

No todo el mundo conduce riesgosamente cuando ha bebido o envía o lee mensajes de texto mientras tiene un timón en sus manos. Pero todo el mundo es susceptible de cansarse.

Con demasiada frecuencia, los conductores se están poniendo a sí mismos y a los demás en riesgo por ponerse al volante sin haber dormido lo necesario.

En todos los países debiera implementarse una estrategia a nivel nacional para combatir la conducción somnolienta.

La falta de sueño disminuye los tiempos de reacción, reduce la precisión de la respuesta y lleva a periodos largos de falta de atención. Por eso el rendimiento de los conductores con somnolencia esté disminuido.

Para comenzar se pudiera orientar a los conductores a tener un horario de sueño adecuado para protegerse a sí mismos y también a sus seres más queridos, pues a menudo dormir tiene una baja prioridad en la lista de prohibiciones para manejar.

La seguridad de los familiares dentro del vehículo o el desamparo subsiguiente al fallecimiento o a un grave accidente de un conductor somnoliento son dos importantes estímulos para garantizar en todos los pilotos de carretera  el cumplimiento de horas de  sueño suficiente.

 

* Master en Ciencias y Profesor Consultante

Jefe del Servicio de Endocrinología

Hospital Docente Dr. Salvador Allende

La Habana – Cuba

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 − cuatro =