Volver

El Granma, seis décadas de un hito

yate Granma

Los cubanos preservan la tradición de honrar a sus mártires y rememorar acontecimientos que significan hitos en la historia de la patria.

El yate Granma atravesaba las aguas portando un proyecto magno, llevaba en la proa añoranzas de Céspedes, Martí, Gómez y Maceo

 

Por Ana Margarita Sánchez Soler  asanchez@enet.cu

El 2 de diciembre se cumplen 60 años del desembarco del Yate Granma por playa Las Coloradas. Los expedicionarios a bordo, tras zarpar de Tuxpan, México traían consigo el anhelo de la Revolución.

Ellos conformaron el Movimiento 26 de Julio, núcleo de la lucha armada en la Sierra Maestra. Es inevitable pensar en la travesía de aquella embarcación como un viaje hacia la independencia definitiva del pueblo. Sobre el Granma 82 hombres desafiaban al mar y al tiempo, sin más prioridad que la de despojar a Cuba del oprobio.

Los cubanos preservan la tradición de honrar a sus mártires y rememorar acontecimientos que significan hitos en la historia patria. Ciertamente esta efeméride recuerda una proeza que fue punto de partida. El Yate Granma atravesaba las aguas portando un proyecto magno, llevaba en la proa añoranzas de Céspedes, Martí, Gómez y Maceo. Esta vez el impulso de patria soberana latía en quienes concretaron durante el siglo XX la aspiración mambisa en las guerras de 1868 y 1895.

El proyecto revolucionario triunfante en 1959 tiene en sus simientes aquel acto de valentía que los años no han difuminado. Poco importaba las dimensiones del navío que apenas podía resistir al numeroso grupo de revolucionarios. La intrepidez era esencia compartida por Fidel, el Ché, Camilo o Almeida. La lucha debía comenzar cuanto antes y sin vacilaciones para expulsar eternamente los lastres de la República y el mando sanguinario de Fulgencio Batista.

La hazaña se tornó consigna imperecedera y continuó siendo matriz del proyecto revolucionario. Escasearon momentos fáciles para los guerrilleros que definieron desde su salida de aguas mexicanas un camino de entrega absoluta. Ese impulso de afrontar los riesgos, por extremos que fueran, pronto se convirtió en la actitud de millones. Cuba toda tuvo en sus hijos honestos un impulso común: apoyar la causa de esos marineros del bien.

El ejemplo educa. Solo con acción que refuerce las palabras es posible ganarse la estima de toda una nación. Eso hicieron los expedicionarios del Granma, tomar partido en una operación cuyo peligro extremo han demostrado las crónicas y relatos.

Hay que escuchar los testimonios de esos hombres que recuerdan entre nostalgia y beneplácito un hecho que pocos estarían dispuestos a emprender. Los nombres de cada uno de ellos y sus recuerdos quedan inscritos en la memoria de la nación. La travesía del Granma fue comienzo luminoso, constituyó un paso cimero para la ¡Cuba Libre! antes exclamada en cargas al machete. A seis décadas del trascendental suceso se rememora con la gratitud infinita aquel trayecto hacia la gloria de hoy.

 

Publicado: diciembre 2, 2016 por Radio Metropolitana No hay Comentarios

Escriba su comentario