Arroyo Naranjo rinde tributo al Comandante Eterno: Fidel

biblioteca-manuel-cofino-en-arroyo-naranjo
Biblioteca Manuel Cofino en Arroyo Naranjo

Los habaneros residentes en Arroyo Naranjo reafirman el legado del pensamiento del Comandante en Jefe, Fidel Castro Ruz, con la idea de defender la patria y el socialismo a cualquier precio

 

Por Francisco Delgado

Durante estas jornadas de duelo nacional tras conocerse la pérdida física del Comandante eterno, Fidel, el pueblo de Arroyo Naranjo muestra a la nación y al mundo, cuánto del ideario fidelista está presente en la práctica cotidiana de las nuevas generaciones de hombres y mujeres de la patria de Martí.

Muchos de ellos, desean narrar sus experiencias, aún sin conocerlo. Creen saber más de su obra que cualquier otra persona. Ven en Fidel el hombre humanista que no se marchó, ni teme ser testigo del tiempo o la memoria, tan solo una metáfora más de la vida.

Quizás como ese mismo motivo que le dio a Silvio Rodríguez imaginar los sueños como posibilidad y principio a “ser reparados” para nuevamente ser contados a otros.

Los niños, muchos en su primer ciclo de la enseñanza primaria, llamados pinos nuevos, emprendieron este camino de diálogos y sueños sumergidos entre el alma, triste y acongojada de un día inusual. Ellos no quisieron marcharse de la Biblioteca Manuel Cofiño en la barriada de Víbora Park, Arroyo Naranjo, sin expresar impresiones de este momento histórico que vive la isla y su compromiso con el concepto de Revolución.

Los pioneros de la Escuela Primaria Mario Fortini junto a sus maestras cuentan que Fidel es su padre, es el hombre que le concedió el derecho de asistir a la escuela y pensar en el futuro como hombres de ciencias.

Uno de los más pequeños, concedió a este periodista el privilegio de una poesía en homenaje póstumo al Comandante. Juan Carlos Díaz, con solo 8 años dice: Fidel es el gallardo “Don Quijote” que resucita en su caballo, lo imposible y más sincero, lo que se engendra de la madre Tierra: la existencia misma, las ideas más rebeldes y humanistas. Por eso confía en la Revolución y se compromete a respetar su historia y símbolos, al igual que sus compañeros de aula. Piensa en ser cada vez culto y sobre todo hombre humanista y solidario.

Otros sugieren la significación del concepto Revolución igualándolo al de Patria en Martí. Se detienen en su esencia, en el mensaje del compromiso, la justicia social, el ideal pacifista de una nación que define al Socialismo como precepto de lo nuevo e imperecedero a cualquier precio.

De igual manera, estudiantes de la Secundaria Básica y Pre-Universitaria de los centros, Rafael Carini e Iselín Jiménez respectivamente, auguran con su despedida física, que el proyecto de la Revolución seguirá siendo fiel a su imaginario colectivo. En especial, por su originalidad y sentido del momento histórico como lo describe en principios el concepto expresado por Fidel.

La maestra Msc. Juana Esperanza Martínez de 60 años, revive en su evocación pasajes de su encuentro con el Comodante Fidel. Ella como mujer negra asume en su ética el compromiso con el hombre de verde olivo. Destaca gratitud a su formación como educadora y al abrazo que recibió de sus manos cuando visitó el primer círculo infantil, inaugurado en Párraga. Ella recuerda con cierta inocencia, el elogio sobredicho por el líder, cuando se percató que con sólo cinco años ya sabía escribir el nombre de Fidel.

El médico general integral Juan Carlos Audul, director de salud pública municipal en el sureño habanero Arroyo Naranjo junto a la enfermera del policlínico Capri, María Josefa García, fundadora del programa de atención primaria del médico de la familia refieren su compromiso con la firma del documento que enuncia el concepto de Revolución y precisan dar continuidad a la obra de Fidel.

Para estos miembros del llamado “ejercito de batas blancas”, la solidaridad, la colaboración, el sentido humanista y altruista debe continuar caracterizando a los servicios médicos. Agregan, gracias a la obra del Comandante es posible reconocer en cada barrio la existencia de un médico de la familia, y a su vez la garantía a todos los ciudadanos de las condiciones básicas de salud, sobre todo, especialidades y cuidados intensivos.

La familia Turiño regresa a reencontrase con Fidel. Consideran que no se ha marchado, sino tan solo ha dicho: hasta pronto. En sus rostros está reciente la tristeza, el respeto, la eterna deuda. Así lo destaca en testimonio la “viejita” como muchos del gremio llaman a Caridad Martínez: “Fidel es lo máximo, es el iluminado que jamás olvidaré entre los tantos nombres que me vienen en este instante a la mente”. Y rápidamente afirma: “Estoy aquí por libre voluntad a mis 80. Le digo más: firmaré este documento porque estoy segura que nunca la Revolución defraudará a los más humildes de los cubanos”.

El investigador e historiador Ciro Bianchi, recordaba mientras firmaba el documento de juramento: lealtad a la Revolución cubana y agrega: “la cultura es hija también de las ideas de Fidel, la historia, el arte en sí mismo. Y destaca su visión humanista trasciende en sus políticas, en las manifestaciones de la forma y la agudeza de los contenidos narrativos de la cultura. “Tanto es así que me permitió realizar el sueño del proyecto de la guayabera junto a mi esposa en la provincia de Sancti Spiritus”.

Así los hombres y mujeres de Arroyo Naranjo rinden homenaje al eterno Comandante. El ser humano, que le devolvió a la mayoría de la nación, el fraterno suspiro de la utopía y la motivación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 4 =