Entre nosotros siempre tu estatura colosal

CHE-GUEVARA-FACE-TO-NATION-3-560x338.jpg.pagespeed.ce.nMs0yMUZ4n
Pero tu querida presencia se había quedado entre nosotros.

En el aniversario 49 de su caída en combate del Guerrillero Heroico Ernesto Che Guevara en tierras bolivianas

Rosa Pérez López

 

Cuba se sabe de memoria tu descolorido, roto, agujereado traje de campaña, y tu rostro de barbas que clarean, retenido para siempre en la inmortalidad de tu juventud tronchada por las balas. Tu rostro reiterado después en afiches, pulóveres y monedas, como no te hubiera gustado estar en estos tiempos de intensos desafíos.

Ya los cubanos habíamos aprendido a admirar tu entrecortada respiración asmática, sumergida ejemplar y voluntariamente en puertos, cañaverales, hilanderías y minas; y tu estampa de ministro de botas polvorientas de tanto trasegar en pos del futuro, a pie de obra.

Pero se acrecentó aún más entre nosotros tu estatura colosal cuando decidiste romper todos los vínculos legales que te ataban a Cuba, excepto esos lazos de otra especie, imposibles de romper como los nombramientos. Andabas ya por otras tierras del mundo, pero tu querida presencia se había quedado entre nosotros, más allá o más acá de una canción; y te nos hiciste mucho más cercano aun, desde ese nefasto mes de octubre que nos trajo la amarga certeza de no volver a tenerte nunca más.

Surgió a partir de entonces una legión de Ernestos, cuando tu nombre se multiplicó en la certificación de nacimiento de miles de cubanos; y las tres inmensas letras de nuestro más entrañable modo de nombrarte comenzó a repetirse cada día en las voces de los niños que llevan anudada al cuello la promesa de parecerse a ti.

Has estado habitando las paredes de quién sabe cuántos hogares, compartiendo a veces el espacio con la imagen del Sagrado Corazón y el altar de los orishas. Has estado escuchando plegarias, patakíes y consignas, auspiciando las promesas y la fe de los devotos de un mejor porvenir para Cuba y los cubanos: ese futuro al que consagraste tus mayores energías y tus mejores sueños de forjador de lo imposible.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte + diecisiete =