Gobierno bolivariano aplasta plan violento de opositores

f0067231
El pueblo chavista se concentró en la Avenida Bolívar y calles adyacentes en apoyo al gobierno y contra las maniobras de la derecha. Foto: Granma

El Ministerio del Interior, Justicia y Paz venezolano reveló pruebas del violento golpe de Estado en marcha

 

Por Mariela Pérez Valenzuela

El gobierno Bolivariano de Venezuela atestó este viernes un golpetazo a los planes de la oposición contrarrevolucionaria, al desenmascarar con pruebas fehacientes sus planes de acciones violentas que pudieron desatar una oleada de sangre en ese país.

Ante el cuerpo diplomático acreditado en la capital, y en compañía de la canciller Delcy Rodríguez, el ministro del Interior, Justicia y Paz venezolano, Néstor Reverol, indicó que, gracias a los Servicios de Inteligencia, se logró aplastar el violento golpe de Estado preparado para el día primero de este mes.

En esa fecha, la llamada Mesa de la Unidad Democrática (MUD) convocó a lo que denominó la Toma de Caracas como una forma de presión para que el Consejo Nacional Electoral (CNE) determine la celebración de un proceso revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro este año.

La eventual consulta popular fue el pretexto utilizado por líderes conservadores, como el presidente de la Asamblea Nacional, Jorge Ramos Allup, y el gobernador de Miranda, Henrique Capriles, -estado donde se concentraron los opositores- para salir a las calles en son de guerra, pues ya el CNE se pronunció contra el revocatorio en el 2016, ante la carencia de tiempo para corroborar los trámites pendientes.

Sin embargo, detrás de lo que podía ser otra de las marchas opositoras, existía un plan de violencia a desencadenarse en esas horas que, de concretarse, hubiera costado con certeza la vida de inocentes, pues el Gobierno bolivariano se reunió ese mismo día con más de un millón de sus seguidores en la Avenida Bolívar para declarar a Venezuela país de paz y de diálogo. La idea era emboscar a los participantes para asesinarlos sin que pudieran defenderse.

El ministro Reverol afirmó que “la acción preventiva del Gobierno nacional desmanteló una masacre. Era la reedición del golpe de Estado de 2002” (contra el presidente fallecido Hugo Chávez Frías), alertó Rodríguez en su presentación.

Reverol informó ante medios locales y extranjeros “que se está demostrando un escenario que propiciaría la intervención de Venezuela”, en alusión a organismos internacionales como la Organización de Estados Americanos, e incluso Estados Unidos, que considera al país suramericano una amenaza a su seguridad nacional.

Durante la conferencia de prensa, el Ministro exhibió dos vídeos, uno en el que se visualizan los campamentos improvisados paramilitares cerca del Palacio de Miraflores y de las rutas de acceso a esta casa de Gobierno, dos de los blancos de los elementos contrarrevolucionarios, y otro en el que observan las acciones violentas de los opositores reunidos en el Este de la capital, que serían los encargados de desestabilizar Caracas.

En los campamentos de los paramilitares fueron incautadas por las fuerzas revolucionarias armas de diferente calibre, material de guerra y explosivos.

Los servicios de Inteligencia también encontraron archivos digitales que mostraban la organización del golpe de Estado previsto para el pasado jueves, pertenecientes al exalcalde Daniel Ceballos, quien estuvo preso en una cárcel del centro del  país por liderar los planes golpistas que se registraron en el 2014 (guarimbas), con saldo de 43 muertos.

Ceballos resultó beneficiado el pasado mes con el arresto domiciliario y desde su vivienda realizaba el trasiego contrarrevolucionario. Fue de nuevo encarcelado en las últimas horas, sin darle tiempo a pasar a la clandestinidad o salir del país.

En los archivos del dirigente opositor apareció una agenda que registra los nombres de otros implicados, ahora también en manos de la justicia, como el dirigente del partido Voluntad Popular, Yon Goicoechea, y el de Avanzada Progresista, Carlos Melo.

Se comprobó que el plan desestabilizador se ejecutará durante este mes, con una hoja de ruta definida, que indica la salida de nuevo a las calles de elementos provocadores.

Mientras ocurrían estos hechos, en paz junto al presidente Nicolás Maduro, una multitudinaria concentración en la Avenida Bolívar y calles adyacentes, ratificaron la decisión del pueblo revolucionario de Venezuela de crecerse ante la guerra impuesta por los grandes capitales dirigidos desde Estados Unidos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 5 =