El reencuentro con los Orishas….

41c91c8c4ae1780a4b92192a33612a88
Foto tomada de  Google

Nueva arrancada de los afamados músicos estremece el panorama musical cubano

Escrito por Ortelio Rodríguez Alba

alba@bellasartes.co.cu

Que se entremezclen ritmos es inevitable. Suelen ser signos sonoros que el oído reconoce muy bien. Esta experiencia común al buen oidor se hace radiante en una letra que se parezca a Cuba, que hable por ella. Esas canciones donde habita el barrio, la gente campechana y el refrán populachero oportunamente colocado, son los que se extrañan cuando faltan.

Para los reencuentros, siempre algún abrazo aguarda, afortunadamente para esta arrancada de los Orishas hay miles de ellos a la espera. Una buena nueva es Isla bella, el tema que marca un nuevo punto de partida en la carrera de conjunta de Roldán González, Yotuel Romero y Ruzzo Medina. Los tres integrantes de la afamada agrupación cubana, han decidido reencauzar el trabajo que interrumpieron al emprender sus carreras en solitario.

La mezcla de música tradicional cubana y hip hop fue el pretexto con que se fundó el proyecto en el año 1999. Desde entonces la calidad de su obra se manifiesta en la aceptación de públicos e importantes galardones. Su manera de entender la música ha sido legitimada con varios premios Grammys y cifras elevadas en distribución de fonogramas.

Los integrantes de Orishas quisieron dedicar este tema a la añoranza y el amor por la tierra propia. Ya anuncian la posibilidad de una gira internacional que será la iniciativa perfecta para decir al mundo que tienen más de su obra por ofrecer.

El nuevo tema desata las expectativas de muchos que reciben con él, un agradable anticipo de lo que sobrevendrá. Ya se espera el acento particular del rap que sabe a crónica y reconocible en producciones como el álbum debut A lo cubano (1999) que constituyó una carta de triunfo. Le siguieron posteriores discos tamizados por mucha cubanía tanto en el orden temático como melódico: Emigrante (2002), El kilo (2005), Antidiótico (2007), Antidiótico CD 2 (2007) y Cosita buena (2008).

Este es uno de esos reencuentros que nos permiten anticipar los resultados. Con una trayectoria de excelencia es inevitable pensar en el éxito rotundo. El precedente no puede ser mejor, de modo que esta segunda parte seguramente será de las buenas. Vendrán cantos para anunciar lo que tantas veces escuchamos en una de sus pistas: Orishas llegó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho − 2 =