Mercurio, “ha caminado” sobre el Sol

 

Mercurio
Imagen tomada de asteromia.net

El pasado lunes y durante casi ocho horas se pudo ver al planeta como un pequeño punto negro mientras cruzaba en su trayectoria por delante de la esfera solar

 

Por Ángeles Muik   jadecorreo@gmail.com

Mercurio es el planeta más pequeño del Sistema Solar y el más cercano a nuestra estrella. Tiene, además, la órbita más rápida y excéntrica de todos.

Este lunes, el diminuto astro transitó sobre el anillo del Sol. Se entiende por tránsito de un astro el paso de éste por delante del disco de otro de mayor tamaño aparente. El paso del planeta más cercano al Astro rey sobre el disco solar se llama tránsito de Mercurio.

Según informó el Instituto de Geofísica y Astronomía de Cuba, en La Habana el interesante fenómeno se observó durante casi ocho horas, de acuerdo con el horario de verano, que rige actualmente en la República de Cuba.

El evento astronómico fue visible también en la mayor parte de Asia (con excepción del Sureste asiático y Japón), Europa, África, Groenlandia, América del Sur, América del Norte y la mayor parte del Océano Pacifico.

Dado el pequeño tamaño aparente de Mercurio, es imposible observarlo durante el tránsito si no se utiliza algún instrumento óptico.

La manera más segura de hacerlo es proyectando la imagen del Sol obtenida, a través de un telescopio sobre una pantalla blanca.

El tránsito de Mercurio por el Astro rey aparece como un minúsculo círculo de color negro, que se desplaza lentamente sobre el disco solar, con una dirección de Oriente a Occidente.

Mercurio apenas tiene atmósfera y su proximidad al Sol hace que sus átomos escapen rápidamente al espacio. Así, el momento es idóneo para estudiar su composición y fijarse especialmente en elementos que se creen mayoritarios, como el sodio o el potasio.

Esta jornada representa el primer intento serio de analizar la composición de la atmósfera de un planeta mientras cruza en tránsito su estrella.

Si los astrofísicos consiguen diferenciar en el espectro la composición de una atmósfera tan tenue como la de Mercurio, el siguiente paso serán exoplanetas a años luz de nosotros.

Los tránsitos de planetas son más raros que los eclipses de Sol y Luna, y solo los realizan Venus y Mercurio, los llamados planetas interiores, que orbitan entre el Sol y la Tierra. Si los de Mercurio son extraños, los de Venus lo son más: se dan aproximadamente dos cada 100 años.

Este fenómeno -la observación del planeta más cercano al Sol en su tránsito y a contraluz, por la alineación con nuestro planeta- es muy poco frecuente: se da unas 13 veces por siglo en el caso de Mercurio.

Antes del desplazamiento de este lunes, el último tránsito de Mercurio aconteció el 8 noviembre de 2006, y no observaremos otro hasta la mañana del 11 de noviembre de 2019. Más adelante en el tiempo, la próxima ocasión está prevista para el año 2032.

Fuente: Nota de prensa del CITMA e Internet

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *