Concertación política en la IV Cumbre de la Celac en Ecuador

A la Celac no pertenecen alguna de las grandes naciones capitalistas del Norte de América

Fundada apenas hace cuatro años en Venezuela, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, celebra su IV Cumbre de alto nivel el próximo día 27 en Quito, Ecuador

 

Por Mariela Pérez Valenzuela

A Quito, la capital de Ecuador, llegarán el próximo día 27 los Jefes de Estado y de Gobierno, o sus representantes, para participar en la IV Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), un mecanismo de concertación política e integración, al que pertenecen 33 naciones de esas dos áreas geográficas, sin la presencia de naciones hegemónicas.

A la Celac no pertenecen alguna de las grandes naciones capitalistas del Norte de América, un logro que se alcanza por primera vez en la historia de Latinoamérica y El Caribe. Las dificultades de estas regiones se resuelven a lo interno, sin la injerencia histórica de Estados Unidos, que siempre consideró a sus vecinos parte de su patio trasero.

Esta organización surgió en 2010 en Playa del Carmen, México, durante una sesión de la Cumbre de la Unidad de América Latina y El Caribe. Se le considera la heredera natural del Grupo de Río y de la Cumbre de América Latina y el Caribe, las cuales también tenían como prioridades la integración y el desarrollo de los países integrantes.

Los días 2 y 3 de diciembre del siguiente año quedó oficialmente fundada la Celac con la presencia de los líderes latinoamericanos y caribeños en Caracas, la capital de Venezuela, y bajo la visionaria mirada del finado presidente Hugo Chávez, quien consideró a este bloque como representante único de las dos regiones unidas a nivel mundial, aun cuando entre sus miembros existen diferencias políticas e ideológicas.

En el centro del mundo

Ecuador ya está listo para recibir a las delegaciones de alto nivel, cancilleres y coordinadores nacionales, que a partir del 24 iniciaron las labores preparatorias de la IV Cumbre, con sede en el salón Centro del Mundo, radicado en la sede permanente de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) en Quito.

En esta ocasión, el presidente ecuatoriano Rafael Correa, entregará la presidencia rotativa de un año a su homólogo de República Dominicana, Danilo Medina. Dos países suramericanos presidieron la primera y tercera Cumbre de Celac, Chile y Ecuador, y dos caribeños, la segunda y la cuarta, Cuba y República Dominicana. Esta última comparte la isla La Española con Haití.

La creación de la Celac resulta el colofón de varias organizaciones integracionistas de nuevo tipo surgidas a partir del triunfo de Chávez en 1998. En esos organismos prima la solidaridad, y poseen funciones diferenciadas, como son la Unasur, la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) y Petrocaribe. Todos estos bloques poseen como objetivo fundamental alcanzar la unidad integracionista y solidaria, con fórmulas destinadas a cambiar las estructuras nacionales, en las que el ser humano está en el centro de las preocupaciones gubernamentales.

Responsabilidad de la Celac es el destino de más de 600 millones de latinoamericanos y caribeños, un 69 por ciento de ellos viviendo en extrema pobreza, a pesar de las grandes riquezas acumuladas en una buena parte de sus miembros. A contrapelo de la lógica, estas dos regiones son consideradas por Naciones Unidas como las de mayor desigualdad en la distribución de las riquezas nacionales. Los residentes en el área de la Celac poseen diversas identidades religiosas, idiomáticas y culturales, pero sobre esas diferencias hay un predominante espíritu unitario y de concertación.

Dos acuerdos de fundamental importancia han sido adoptados en las Cumbres de este organismo: la declaración de su territorio como Zona de paz y libre de armas nucleares durante su segunda Cumbre celebrada en La Habana en el 2013 y la erradicación de la pobreza extrema, teniendo en consideración las economías asimétricas del grupo, asuntos que estarán presentes en la próxima reunión.

La presidencia Pro Tempore de Celac es de relevante importancia, pues la respalda de manera institucional, técnica y administrativa, la que cambia, hasta ahora, cada año. Algunos políticos manejan la idea de que la presidencia rotativa de un año es muy corta para contabilizar resultados trascendentes.

El vicecanciller cubano Abelardo Moreno informó en reciente conferencia de prensa que durante la IV Cumbre se aprobará una declaración política, un plan de acción para 2016 y más de 20 Declaraciones Especiales sobre temas específicos, entre ellos varios trascendentales para la isla, como la solicitud al gobierno de Estados Unidos para que suprima el bloqueo económico, financiero y comercial; la Ley de Ajuste Cubano, y la devolución de la ilegal base situada en la provincia de Guantánamo.

Temas como la deuda soberana, la transparencia y la lucha contra la corrupción, el desarme nuclear, la batalla contra el terrorismo, el cambio climático, y el derecho de Argentina sobre las islas Malvinas, usurpadas por el Reino Unido también estarán presentes en la IV Cumbre.

Las reuniones de la IV Cumbre comienzan los días 24 y 25 con la de los Coordinadores Nacionales; el 26 lo harán los Ministros de Relaciones Exteriores, y el 27 será el encuentro de los líderes de América Latina y el Caribe.

El sitio CubaMinrex indicó que la delegación cubana estará encabezada por el primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, quien viaja acompañada, entre otros, por el canciller Bruno Rodríguez Parrilla.

Medidas de seguridad en Ecuador

Autoridades ecuatorianas informaron que Quito se encuentra lista para la recepción de los visitantes y la realización de la IV Cumbre, la cual debe transcurrir sin incidentes , pues se han adoptado medidas de seguridad en las vías que llevan a la sede del evento, a unos 14 kilómetros de Quito, en el Complejo Mitad del Mundo.

La responsabilidad de que la IV Cumbre transcurra en paz recae sobre las Fuerzas Armadas de Ecuador, la Policía y la Agencia Nacional de Tránsito, tres organismos que trabajan de manera mancomunada en distintas zonas de la capital, y que en las últimas horas han ensayado el plan operativo preparado desde hace varios meses.

Las delegaciones visitantes se hospedarán en los hoteles JC Marriot, Swissotel, y Hilton Colón, en la antiquísima capital ecuatoriana, una de las favoritas de los turistas que visitan Suramérica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *