Persisten reservas de eficiencia en la economía cubana

El Producto Interno Bruto (PIB) cubano creció un 4 % en este año, asociado principalmente a los anticipos de liquidez, las contrataciones anticipadas de los créditos y su ejecución

Marino Murillo, ministro de Economía y Planificación, interviene en el sexto periodo Ordinario de Sesiones del Parlamento en su VIII Legislatura. Foto: Jorge Luis González
Marino Murillo, ministro de Economía y Planificación, interviene en el sexto periodo Ordinario de Sesiones del Parlamento en su VIII Legislatura. Foto: Jorge Luis González

Autores: Lissy Rodríguez Guerrero, Yudy Castro Morales, Katheryn Felipe

La sesión plenaria también analizó los resultados económicos del 2015 y las proyecciones del 2016, información que ofreció Marino Murillo Jorge, miembro del Buró Político del Partido, vicepresidente del Consejo de Ministros y ministro de Economía y Planificación (MEP).

Como ya se había dicho, el Producto Interno Bruto (PIB) cubano creció un 4 % en este año, asociado principalmente a los anticipos de liquidez, las contrataciones anticipadas de los créditos y su ejecución, y la tendencia a la baja de los precios de las importaciones.

Ello, dijo, dotó de más ritmicidad a la economía y permitió que con el mismo dinero se pudiera acceder a un mayor volumen de materias primas.

Catalogó este crecimiento como un buen resultado, teniendo en cuenta que América Latina no crece, vinculado sobre todo con la situación económica de países como Venezuela y Brasil. No obstante, aseveró, quedan muchas reservas de eficiencia en la economía.

También tributó al crecimiento la coincidencia en el periodo de todas las medidas que se habían comenzado a implementar en el sistema empresarial. Entre ellas destacó la flexibilización de los objetos sociales y la aplicación de la Resolución 17 del pago por resultados.

En ese sentido, reiteró, no se puede repartir la riqueza que no se produce, pero la política está encaminada a lograr que se produzca más para que la gente pueda ganar más.

Explicó que todos los sectores aumentan respecto al 2014. Se refirió especialmente a la industria azucarera, que creció un 16,9 %, la construcción, un 11,9 %, y la industria manufacturera, 9,9 %.

Afirmó que un punto clave en el crecimiento del PIB fue el aumento de la producción material de un 59,3, correspondiente al 2014, a un 61,1 en el 2015. El 25 % del PIB fue aportado por los servicios sociales.

Resaltó como un objetivo claro el priorizar y proteger a los productores nacionales, para seguir disminuyendo importaciones.

Con respecto a la construcción, dijo que se prevé concluir 27 480 viviendas (12 480 estatales). Asimismo, se refirió al aporte de la industria manufacturera, que si bien no genera muchas exportaciones, contribuye a sustituir importaciones.

Es un sector en el que se priorizaron las materias primas, y el cual, a pesar de una inestabilidad productiva y deficiente comercialización, se creció notablemente.

Sobre los portadores energéticos Murrillo comentó que los resultados de los controles y auditorías demuestran que todavía no existe un suficiente control, por lo que queda pendiente su uso más eficiente.

Informó además que el salario medio de los trabajadores del sector empresarial se incrementó, aunque todavía es insuficiente con respecto a los precios del mercado minorista. Sobre la aplicación de la Resolución 17, dijo que aunque ha funcionado en algunos lugares y disminuyen las empresas que deterioran el gasto de salario por peso de valor agregado bruto, todavía 113 empresas no cumplen con ese indicador. “No se puede pagar si no hay respaldo productivo”, enfatizó.

El vicepresidente del Consejo de Ministros comentó las prioridades en las que el país trabaja para alcanzar el crecimiento de la economía proyectado en el 2016. Entre ellas, potenciar las reservas de eficiencia en el uso de divisas, aprovechar la tendencia a la baja de los precios, el uso de inventarios a partir de las existencias, y los índices de consumo que propician ahorros, fundamentalmente importaciones y portadores energéticos.

Asimismo, dijo, deben dirigirse los recursos en aquellas actividades que garantizan exportaciones, sustitución de importaciones, el turismo y la circulación mercantil minorista, asegurando no decrecer con respecto al estimado del 2015.

El 50 % de las importaciones en el 2016 se prevé sea por la vía de los créditos, lo que demanda trabajar por un endeudamiento sostenible, que no es más que lograr pagar con los ingresos las deudas contraídas. En el caso de la inversión, por ejemplo, implica lograr pagarla con sus rendimientos, y para ello es preciso lograr lo previsto en los estudios de factibilidad, cumplir los cronogramas de ejecución, etc.

Respecto a los balances de la economía nacional, expresó que el plan mantiene una integralidad entre los indicadores macroeconómicos y los 11 balances fundamentales de la economía.

Además, informó que para el 2016 se estima un crecimiento en el entorno del 2 %, donde los mayores incrementos se planifican en las construcciones, hoteles y restaurantes, agricultura, ganadería y silvicultura, transporte, almacenamiento y comunicaciones, suministros de electricidad, agua y gas, y la industria azucarera.

Sin embargo, disminuye la explotación de minas y canteras, la pesca, y la industria manufacturera. Para el año venidero, dijo, deberán invertirse 1 940 millones en la importación de alimentos, cifra que representa 25 millones menos que en el 2015.

También, habló sobre el reordenamiento de los portadores energéticos, área en la que se prevé un ajuste de un 5 % por eficiencia y la rebaja de un 20 % en la actividad administrativa.

Hay que velar, dijo, por el consumo eficiente en las actividades de servicio y hay que priorizar la asignación de recursos a las actividades que generen riquezas.

Sobre el balance de cargas, Marino Murillo aseguró que garantiza el crecimiento proyectado, sin déficit en la satisfacción de la demanda presentada por los organismos. Además, acotó que se autorizan contrataciones anticipadas de los equipos necesarios.

Puntualizó que las empresas transportistas son más eficientes en la actividad de tráfico de carga que las empresas, de ahí que sea necesario el cumplimiento de las actividades por las entidades especializadas y no por las empresas con transporte propio.

Para el 2016, explicó, se planifican 7 841 millones de pesos para inversiones, los cuales estarán destinados fundamentalmente a las construcciones y el montaje y equipos.

El 58 % del plan, aseveró, se destinará a inversiones que tributen a en sectores fundamentales para el desarrollo del país. Entre ellos figuran el turismo, energía y petróleo, programas agroalimentarios y enfrentamiento a la sequía y el saneamiento.

Asimismo se otorgarán recursos al desarrollo de la infraestructura en la Zona Especial de Desarrollo Mariel, producción de azúcar y sus derivados, telecomunicaciones, así como al incremento de las capacidades constructivas y la producción de materiales.

El ministro del MEP informó que durante el 2016 se pretenden construir 11 311 viviendas estatales, si bien se priorizaran las acciones constructivas por esfuerzo propio y vinculadas a la aprobación de subsidios.

Respecto al balance de materiales de la construcción, se garantizan el plan las demandas de cemento, acero, madera y áridos para que no existan paralizaciones al inicio de año.

Comentó además que todos los recursos que se obtengan de las inejecuciones del plan se destinarán a la venta a la población y se dispondrá de mayor financiamiento para el otorgamiento de subsidios a las personas de menores ingresos.

De igual forma, afirmó que para el 2016 se asegurará el 80 % de la de demanda de agua (7 106 millones de metros cúbicos), dejando de asignar más de 800 millones de metros cúbicos por efecto de la sequía.

En el año próximo, se mantendrá el equilibrio monetario-financiero, y se incrementaran las ofertas de bienes y servicios, las ventas liberadas de alimentos y el comercio mayorista.

Según informó Murillo, en el 2016 el salario medio deberá llegar a 653 pesos y a casi 700 en el sector no estatal.

Además, dio a conocer que la toma de créditos ascenderá a 6 540 millones de dólares, que financiaran el 53 % de las importaciones. Por eso, habrá que destinar 5 299 millones al pago de la deuda.

Tomado de Granma

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 + dieciseis =